Expertos afirman que la edad ideal para comprar una casa es entre los 25 y los 30 años, aunque las personas que se interesan por buscar financiamientos e inician este trámite oscila entre los 30 y los 35 años. ¿Sabes por qué pasa eso?

La mayoría de la población ingresa al sector productivo a los 18 años; aquellos que concluyen su formación profesional lo hacen después de los 23, por lo que deben cotizar algunos años, ante el IMSS o el ISSSTE, y crear un buen historial para obtener algún crédito.

El costo de una vivienda en Veracruz es de 860 mil pesos en promedio, y los plazos de pago son de hasta 30 años, periodo promedio de trabajo de una persona para poder obtener una liquidación.

Si tienes más de 25 años y estás pensando en tu futuro: en comprar una casa para establecerte, aquí te decimos cuáles son tus opciones.

 

Para tener un crédito de Infonavit pueden pasar de nueve meses a cinco años

Si en tu trabajo tienes prestaciones laborales, desde la primera quincena de trabajo empiezas a cotizar en el Fondo de Vivienda, incluso, tu jefe aporta una parte que te permite acumular puntos, que después se convierten en dinero para poder adquirir una casa.

Para tener derecho a ese préstamo debes ser derechohabiente, momento en el que te registran ante el IMSS; tener una relación laboral, es decir, un trabajo formal y cumplir con la puntuación requerida.

Para ello debes consultar Mi Cuenta Infonavit. La institución tarda en autorizar un crédito un promedio entre 15 y 24 días hábiles.

La calificación mínima para recibir un crédito es de116 puntos. Para lograr esa puntuación pueden pasar desde nueve meses hasta cinco años, todo depende del salario con el que fue dado de alta el trabajador de parte de su empleador.

Y aunque se puede acelerar el proceso para obtener la puntuación es necesario que el trabajador aporte recursos extraordinarios para calificar en un periodo de tiempo más corto.

 

El ISSSTE también te presta después de un año y medio

En el caso de los trabajadores del ISSTE tienen derecho al Fovissste, que es el fondo de vivienda. Para poder hacer un trámite de crédito es necesario tener al menos 18 meses cotizando, es decir, una antigüedad de año y medio. 

Ser trabajador del Estado en servicio activo, mayor o igual a 25 años y menor a 70 años, pues la suma de edad más el plazo del crédito debe ser menor a 80 años.

Para aumentar el monto del préstamo puede solicitar un crédito en los bancos participantes o a través de las SOFOMES autorizadas para originar este crédito hipotecario.

El Fovissste aporta una cantidad equivalente al monto del saldo de la Subcuenta de Vivienda del SAR del derechohabiente y el banco te presta un monto entre 100 mil y 4 millones 800 mil pesos, de acuerdo con el ingreso del trabajador.

Para hacer la solicitud del crédito se debe presentar: identificación oficial; comprobante de domicilio; de ingresos; expediente electrónico único, que se obtiene del portal www.gob.mx/issste; hoja de autorización del derechohabiente para consulta en Sociedades Crediticias.

La vivienda debe estar construida en su totalidad, contar con todos los servicios y con avalúo registrado. Cuando se cuente con el expediente completo, el banco solicitará al notario una fecha de firma de escrituras.

El Fovissste paga el 50 por ciento de los gastos notariales, respecto a la Elaboración del Contrato de Mutuo e Inscripción en el Registro Público de la Propiedad (RPP). Los Impuestos y Derechos, para la escrituración de la vivienda, los cubre el empleado.

 

La tercera opción: un crédito hipotecario

Para obtener el crédito de un banco es básico tener en cuenta que se trata de una deuda a mediano o largo plazo, por lo que se debe tener estabilidad financiera y tener una buena perspectiva de ingresos.

Antes de obtener un préstamo bancario es básico comprobar ingresos, tener un buen historial con el buró de crédito y contar con un ahorro que vaya de acuerdo con el tipo de vivienda que quieras y la hipoteca a la que puedas acceder.

Uno de los requisitos para solicitar un crédito es tener una lista de casas, terrenos o departamentos que se planea adquirir, es posible contar con el apoyo de diversas instituciones en esquemas de participación.

Antes de pedir el préstamo es necesario buscar opciones, planes y esquemas de diferentes bancos. Y Se debe considerar que la autorización del crédito implica costos y gastos extras que debes considerar más allá del pago del préstamo, los intereses y los seguros.

El dinero ahorrado debe garantizar una parte del costo de la propiedad, pero también debe pagar por esos costos y gastos asociados.