Coatzacoalcos, Ver. - A sus 23 años, Hugo Marín se había convertido en un tatuador muy reconocido por sus diseños y profesionalismo a la hora de trabajar; la noche del jueves 24 de septiembre frente a su estudio de trabajo y dentro de su segundo negocio (venta de comida rápida) fue asesinado a balazos.

Aún por causas desconocidas, sujetos armados arribaron a su establecimiento denominado "HMC" ubicado en la colonia Villa Alta, y dispararon en su contra cuando se encontraba conviviendo con algunos amigos, los delincuentes respetaron la vida de sus compañeros. Fue el segundo asesinato que se cometió el viernes en esta región de Acayucan.

Se dijo que el joven tatuador recibió más de tres balazos, ante el asombro de sus amigos el cuerpo de Hugo quedó tendido en el suelo en un charco de sangre, lo cual fue aprovechado por sus atacantes para disparar.

Tras el atentado acudieron elementos de la Fuerza Civil y paramédicos de protección civil quienes confirmaron que ya no contaba con signos vitales.

Los policías procedieron a acordonar el área y dar paso a los agentes ministeriales para las diligencias correspondientes y ordenar el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense.

Su homicidio fue lamentado por familiares y amigos, quienes lo externaron en redes sociales, además de sus clientes pues Hugo también se dedicaba a la venta de comida rápida.

"Es muy lamentable lo que sucede y el dolor es muy grande el ver hasta donde hemos llegado al grado de arrebatar la vida a otros.

Y más lamentable el que en estos casos no se haga nada para dar con los responsables y para que así fuera tendría que ser algún familiar de alguien importante o alguien muy importante para que las autoridades se movieran por cielo y tierra para dar con los responsables, descansa en Paz Hugo", se lee en uno de los comentarios.

Hugo era hijo de una conocida odontóloga en la ciudad y debido a su emprendimiento se había convertido en un personaje popular entre la juventud acayuqueña.