Coatzacoalcos, Ver. –  En 36 años que lleva como empleado del ayuntamiento de Coatzacoalcos Joel Núñez Saavedra jamás imagino dejar de trabajar por más de dieciocho meses, aun cuando seguía cobrando su quincena.


El señor de 67 años labora en el área de alumbrado público y debido a su edad fue puesto en confinamiento desde mayo del 2020 por pertenecer al sector vulnerable al covid-19, algo que a decir del adulto le costó mucho trabajo asimilar.


“Ya estábamos oxidados y ya queríamos trabajar, afortunadamente nos hablaron y aquí estamos listos para trabajar con todas las medidas. Gracias a Dios estamos sanos y no nos contagiamos de covid”, indicó Joel mientras se preparaba para acudir a reparar algunas fallas eléctricas.


Para suerte del hombre que se define como fuerte y muy activo, en días pasados fue girada la circular PRES-02/21 firmada por el alcalde Víctor Manuel Carranza Rosaldo y la jefa de recursos humanos Ivy Danae Farías Acuña donde se le pedía a todos los trabajadores sindicalizados y de confianza que a partir de este primero de octubre regresaran a sus centros de labores.


En total son cerca de 500 empleados de diferentes áreas del ayuntamiento de Coatzacoalcos, con padecimientos crónico-degenerativos o de la tercera edad los que fueron puestos en confinamiento, sin afectar en sus pagos quincenales.

 


“De mi área nos fuimos cuatro y regresamos los cuatro a trabajar, por suerte los cuatro regresamos con vida porque algunos compañeros de otras áreas si fallecieron como en limpia publica y en obras públicas también supimos de algunos colegas”, externó.


Entre las medidas que se aplicarán para evitar contagios de coronavirus, es que los trabajadores ingresarán de forma escalonada, acudiendo cada dos días, hasta que se indique lo contrario. 
Socorro ya extrañaba limpiar los pasillos del ayuntamiento.


De acuerdo con el documento, los empleados municipales tendrán que aplicar todas las medidas preventivas de seguridad e higiene establecidas por la Secretaría de Salud, por lo que a través de una requisición mensual deberán solicitar al departamento de adquisiciones el equipo necesario; el titular de cada departamento tendrá la responsabilidad de que su personal esté laborando con protección.


La noticia también alegró a María del Socorro Sarricolea de la Cruz con 18 años de servicio, quien agradeció a Dios la oportunidad de regresar a sus labores y sobre todo no haberse contagiado de Covid-19, aun cuando padece diabetes.


Con alegría, la señora de 64 años, afirmó que extrañaba limpiar y trapear los pasillos del ayuntamiento, actividad que realiza con mucha dedicación sin quitarse el cubrebocas.


“Yo soy diabética por eso estuve en confinamiento año y medio, ahorita vamos a agarrar fuerza para hacer el trabajo que extrañábamos; yo creo que nos afectó más a los que estamos acostumbrados al trabajo”, expresó Socorro.


La afanadora lamentó que algunos de sus compañeros de limpieza fallecieron a causa de la pandemia, hoy regresa a trabajar con las dos vacunas de Pfizer.


“Tenemos que cuidarnos y darle gracias a Dios que no nos contagiamos y ya vengo con mis dos vacunas”, finalizó.