Con una deuda total de 98 mil 200 millones de pesos iniciarán sus gestiones los nuevos gobernadores de Chihuahua, Zacatecas, Sonora, Campeche, Nayarit y San Luis Potosí.

La cifra equivale a más del 15 por ciento del total de la deuda subnacional del país, que al primer trimestre de 2021 sumaba 637 mil 274.6 millones de pesos, de acuerdo con un análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados (CEFP).

Chihuahua y Sonora son los estados que presentan los montos más altos de deuda. En el primero asciende a 48 mil 500 millones de pesos, y en el segundo el saldo es de 28 mil 100 millones de pesos, según el estudio.

Zacatecas registra una deuda de 7 mil 800 millones de pesos, le sigue Nayarit con un adeudo de 6 mil 300 millones; San Luis Potosí, con 4 mil 700 millones, y Campeche, con 2 mil 800 millones.

Nayarit fue la entidad con la reducción más importante, con  17.9 por ciento, seguido por Zacatecas, con un 9.9 por ciento; Chihuahua, con 7.1 por ciento; y Campeche, con 7 por ciento.

Las deudas de estos estados representan, en promedio, más del 80 por ciento de las transferencias que reciben a través del Ramo 28 “Participaciones federales”, uno de los rubros más importantes en materia de ingresos.

Los pasivos de Chihuahua equivalen a 177 por ciento de sus participaciones federales, mientras que para Sonora éstos representan el 133 por ciento.

En Nayarit, la deuda representa el 74 por ciento de los recursos que anualmente recibe vía el Ramo 28; en Zacatecas, el 65 por ciento; en Campeche, el 31 por ciento; y en San Luis Potosí, el 24 por ciento.

La  deuda per cápita, es decir, el monto promedio que debería de aportar cada habitante para pagar el total de la deuda local, en Chihuahua asciende a 12 mil 600 pesos; en Sonora, a 9 mil pesos; y en Nayarit, a 4 mil 800 pesos. Estas cifras son superiores al promedio nacional, que es de 4 mil 700 pesos.

En el caso de Zacatecas la deuda per cápita es de 4 mil 600 pesos; en Campeche, de 2 mil 800 pesos, y en San Luis Potosí, de mil 600 pesos.

En los próximos días, asumirán los gobernadores de Michoacán, Guerrero y Colima, entidades que registran paros y protestas de policías, maestros y trabajadores de salud por falta de pagos, según información publicada por el periódico Reforma.