Para muchas personas el hábito del ahorro es muy complicado de iniciar y es una práctica que no tienen incorporada en su día a día, por muchas razones: por exceso de gastos, compromisos financieros, o porque no les alcanza. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018, solamente 15% de la población ahorra de manera formal.

 

Para combatir la ausencia de este hábito, existen algunos métodos o retos diseñados especialmente para dar ese primer paso y empezar a apartar una parte de los ingresos-  Algunos de estos desafíos usan diferentes herramientas como una botella, sobres o alcancías, los cuales buscan ser divertidos y fáciles para llevarse a cabo.

 

Estos retos tratan de incentivar el ahorro y puede ser una buena idea implementarlos para empezar a adquirir disciplina y constancia. Pero lo primero que debes hacer es tener un objetivo claro y llegar a la meta.

 

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), este tipo de retos o prácticas es una forma de generar el hábito del ahorro; con ellos se busca comenzar con pequeñas cantidades y en periodos cortos.

 

¿En qué consisten?

Principalmente, estos desafíos aparecen en blogs especializados o redes sociales y entre los más comunes destacan el reto de las 52 semanas, el de los sobres, el de los 100 días, el de los 10 pesos y la botella. Aunque cada uno tiene sus reglas y métodos específicos todos tienen en común ayudar a las personas a guardar una parte de sus ingresos para utilizarlos en un futuro.

 

21 días

Lleva tiempo adquirir el hábito de ahorrar, pero todo tiene que ver con la disciplina y la constancia. Así es, precisamente, como funciona el reto de los 21 días. Según los expertos, la cantidad mínima de tiempo necesario para generar un hábito es de 21 días.

 

Si lograr repetir una acción por este lapso de tiempo, lograrás automatizar el proceso. No importa cuál sea tu meta: hacer ejercicio, leer un libro, ahorrar dinero, etc. Si lo que quieres es que ahorrar se convierta en un hábito, súmate al reto de los 21 días., sin importar cuánto (10, 50, 100, 500 pesos), lo importante es que lo hagas durante 21 días consecutivos.

 

Si te saltas algún día, entonces debes comenzar el proceso nuevamente. La idea es que automatices una acción hasta convertirla en algo cotidiano.

 

Cuando pasen los 21 días de ahorro, ya no te costará plantearte metas más ambiciosas y tendrás la seguridad de haber adquirido un hábito que se traducirá en un beneficio mayúsculo para tus finanzas personales.