Terminar la quincena con al menos 20 por ciento del sueldo neto, es una ilusión para muchas personas que dicen no ganar suficiente en empleos de ocho horas diarias; para este grupo entrar a la muy conocida “tanda” se convierte en una alternativa para generar un ahorro o conseguir el dinero para comprar lo que se proponen.

Sin embargo, este no es una problemática que se presenta solamente en la población asalariada (con sueldo base), sino también en aquellos que revenden, venden o generan sus propios ingresos.  

Es así como la tanda se convirtió en una práctica “semifácil” para mantener activos financieros durante un largo periodo de tiempo.  

 

 

De acuerdo con el desarrollador empresarial, Guillermo Sepúlveda Rodríguez, en su columna para El Economista, las tandas se pueden ver favorecidas por no existir una gran cuota de apertura, es decir, no inviertes mucho dinero.  

Pero, ¿Es recomendable hacerlo? En E-Consulta Veracruz te explicamos.

  

SÍ HAY INTERESES  

“Mi mamá me dijo que, si no paga uno, tienen que esperar o pagar entre todos su número”, así lo explica Andrea, una joven, de 19 años, que se alista para entrar a su primera tanda. 

En sus palabras esboza lo que Sepúlveda Rodríguez explica, pues la denominada tasa cero de intereses se ve manchada por el probable adeudo de uno de los integrantes.  

Según mercados financieros, la probabilidad de que algún integrante incumpla en un pago (semanal, mensual o anual), es del 14.8 por ciento, por lo que no es confiable que se cumplan en tiempo y forma todas las tandas.  

 

INFLACIÓN  

Andrea entrará a una tanda de cinco mil pesos, con pagos semanales de 250 pesos entregando cada 15 días. 

Esto quiere decir que, solamente participan 10 personas, pues con este número de integrantes es posible que en un plazo de no más de tres meses puedan hacerse de “sus ahorros”.  

 

 

Ante esto, Sepúlveda Rodríguez aseguró que, debido a la inflación, el último número recibirá la misma cantidad, pero no valdrá lo mismo en el mercado, porque los precios suben y ya no le alcanzará para comprar lo mismo que al primero.  

Es por esto por lo que es muy complicado obtener los primeros números, que, casi siempre, lo toma el organizador.  

 

BENEFICIOS  

No todo está perdido, pues en algunas ocasiones con una organización a tiempo, puedes hacerte de todos los beneficios que ofrece estar en una tanda.  

No necesitas historial crediticio, la persona que organiza debe confiar en ti.  

No piden demostración de ingresos.  

No hay comisiones

 

REGULACIONES DE LEY  

Las tandas forman parte de los grupos financieros no regulados por las leyes, por lo que las autoridades se encuentran impedidas de realizar cualquier acción legal en caso de algún fraude o pérdida total.  

Todo dependerá de la confianza que tengas con las personas que integren la tanda.  

No todo está perdido, con una “buena” regulación interna podrán ahorrar a corto plazo (lo recomendado) y a largo plazo (no recomendado) obtendrás tu dinero sin comisiones.  

Así que si conoces algún otro método parecido, recuerda pensar bien tus movimientos, también puedes acudir a tu banco de confianza y pedir invertir y así generar intereses a tu favor.