La Comisión Federal de Electricidad (CFE) cortó el servicio de luz al Tribunal de Conciliación y Arbitraje (TCA) del Poder Judicial de Veracruz desde hace casi 3 semanas, por lo que han hecho uso de un generador que funciona con diésel y que tiene exasperados a los vecinos por el intenso ruido que hace.

Los residentes de la calle Obrero Mundial, en la colonia Obrero Campesina, denunciaron que a raíz del corte de energía se contrató la planta de luz, donde constantemente se observa la llegada de vehículos cargados con bidones que transportan el combustible para mantenerla en funcionamiento la máquina por espacio de 12 horas diarias, para que las oficinas puedan operar.

 

“Todo el día es este ruido, yo vivo a 100 metros aproximadamente y todo el día estoy oyendo el ruido”, denunció molesto uno de los vecinos.

 

 

Cabe recordar que el Poder Judicial, presidido por Isabel Romero Cruz, enfrenta un boquete financiero de más de 519 millones de pesos y el déficit para el último trimestre del año sigue sin solución, aunque reportan la implementación de medidas de austeridad.

En entrevista una afectada de la colonia narró que entre todos han hecho hasta una docena de reportes al ayuntamiento de Xalapa por esta situación, sin embargo, solo les entregaron un número de folio para presuntamente dar seguimiento a la queja, sin que hasta el momento se hayan tomado cartas en el asunto.

El vecino explicó que los estudiantes y quienes realizan trabajo en casa debido a la pandemia, han presentado diversas molestias físicas por el ruido que emite la planta de luz, además que esto impacta directamente en sus labores pues no les permite concentrarse.

Una mujer que realiza trabajo a distancia indicó que esto ha afectado su desempeño laboral, pero pide que se omita su nombre para evitar cualquier represalia:

 

“Es estrés, es dolor de cabeza, no se escucha lo que uno tiene que hacer en el trabajo o la escuela, pierden la concentración”, comenta.

 

 

Además, dijo que al llegar a rellenar con diésel la planta de luz, se obstruye por hasta media hora el tráfico vehicular, lo que agrava la situación que atraviesan pues los lugareños se quedan sin poder acceder a sus casas.

Otra de las afectadas, Teresa Lagunes, indicó que también las mascotas viven alteradas permanentemente, e incluso para comunicarse entre familias, deben levantar la voz o gritarse entre ellos, pues el ruido del generador diésel es intenso.

Coincidió que se levantó una queja ante el ayuntamiento “y hasta ahorita no ha habido una respuesta”.

Mencionó que los cables de la luz están cortados y criticó que han pasado muchos días y no es posible que “una institución de gobierno no pueda hacer una reparación”.

 

 

Alertó acerca de los problemas a la salud que podría acarrear tal situación, pues el ruido se activa desde las 7:30 de la mañana y concluye 12 horas después.

Más vecinos del sector han realizado los trámites de queja, pero para toda la respuesta es la misma: el otorgamiento de un folio para dar seguimiento y mandar a un inspector, lo que no ha ocurrido.

 

PODER JUDICIAL QUEBRADO 

En cuanto al déficit de más de 500 millones de pesos, el propio Poder Judicial pidió al Congreso del Estado una ampliación presupuestaria, sin embargo, no será por el monto requerido.

 

 

Se proyecta que el rescate financiero sea únicamente por 200 millones de pesos. Dicho monto se iba a aprobar en la sesión extraordinaria del pasado miércoles 06 de octubre.

No obstante, finalmente el dictamen fue retirado por la Mesa Directiva previo a su votación, por lo que no se sabe cuándo podrían liberar los recursos que le urgen al Poder Judicial.

La crisis económica de esta institución autónoma se dio a conocer a mediados de este año, con el cierre de 29 juzgados y la petición a los magistrados de bajarse el sueldo y las compensaciones para hacer frente al déficit financiero.

Pese al déficit el propio gobierno del Estado pide al Poder Judicial mantener las medidas de austeridad para concluir el actual ejercicio.