José de Jesús camina al frente para asegurarse que en el trayecto no hay huecos o alcantarillas destapadas, mientas su esposa Jennifer y su papá Mateo, lo siguen en silencio, con la mirada clavada en el agua que les llega a las rodillas y de un momento a otro a la cintura.

 

"Nos agarró de sorpresa, fue mucha agua la que llovió, en unas horas estábamos bajo el agua", responde el joven cuando habla de las inundaciones en el municipio de Lerdo de Tejada, Veracruz, la madrugada del sábado 9 de octubre.

 

Ese mismo día, alrededor de las 2:00 de la mañana, tuvo que salir con su esposa del cuarto en el que viven en la colonia San Miguelito para refugiarse en la casa de sus padres, porque el agua había subido medio metro.

No le dio tiempo de sacar nada más que lo indispensable, un par de mudas de ropa y papeles, pero dejó camas, ropero, estufa y un refrigerador; son las 4:00 de la tarde y todavía no regresa a ver lo que hay dentro de su vivienda, pero sabe que tendrá que comprar todo de nuevo.

 

 

"Nos agarró de sorpresa, fue mucha agua la que llovió anoche y no nos dio tiempo de salvar nada. Tuvimos que salirnos porque se metió el agua, fueron 40 centímetros de agua las que se metieron y se echó a perder todo, sillas, cama, ropero, agua, estufa, refri".

José de Jesús tiene 22 años y se dedica a trabajar en el campo, su esposa Jenifer tiene 21 años y no tiene empleo, con lo que va ganando en el día compraron las cosas que tenían en su casa.

Mateo es un hombre de 64 años, trabaja como ayudante de intendencia en la escuela primaria Ramón Cruz Herrera aprovechó que el agua comenzó a bajar el nivel para ir a verificar si hubo afectaciones en los salones y si algo podía levantarse todavía.

Su hijo y su nuera lo acompañaron para que llegara bien a su destino, el trayecto que hicieron caminando 20 minutos entre calles inundadas se hizo más corto con la compañía, afirma mientras acomoda su bicicleta que arrastró junto consigo.

 

 

La escuela Ramón Cruz Herrera reinició el ciclo escolar con clases presenciales hace poco más de un mes, la matrícula de estudiantes es de 50 alumnos, distribuidos en los siete salones que se utilizan para brindar clases en el turno matutino.

La marca del agua en las paredes muestra que el nivel subió por lo menos 40 centímetros, en la zona de la cancha y el jardín subió un poco más, los pies se hunden en esa parte en cada paso que da Mateo.

Pero antes de llegar al área de juegos, Mateo revisa la oficina que sirve como Dirección, en donde todavía hay agua encharcada que arrastró lodo de afuera; salvo por la suciedad y anaqueles mojados en la parte de abajo, no ve afectaciones.

 

 

Cuando entra a los salones encuentra ventiladores en el suelo que flotaron por el agua que para esa hora comenzó a bajar, aunque no ha hablado con ninguna autoridad o padres de familia, prevé que las clases se cancelen uno o dos días, mientras realizan la limpieza.

En una revisión rápida cuenta los daños en los ventiladores, algunos libros y trabajos escolares, así como cal y cemento que tenían almacenados, para realizar trabajos de reparación cuando es necesario.

"Casi en tres horas ya estaba arriba el agua, como a las 5:00 de la mañana fue que ya estaba arriba el agua, ahí aprovechamos para dormir un poquito, pero me quedé con el pendiente de si había que levantar algo en la escuela, mi hijo no me dejó porque era de noche y el agua seguía subiendo", dijo.

 

DESDE 2010 NO VIVÍAMOS ALGO ASÍ

De acuerdo con lo informado por autoridades municipales, todas las colonias de Lerdo de Tejada, municipio localizado sobre la carretera federal 180, a dos horas y media del puerto de Veracruz, quedó bajo el agua debido a lluvias intensas registradas desde las 19:00 horas del viernes 8 de octubre y en el transcurso de la madrugada y mañana del sábado.

Joaquín Villaseca, quien vive en la colonia Centro del municipio, afirmó que desde el 2010 no recordaba que vivieran una situación similar; en aquel entonces el agua entró a su casa por el desbordamiento del río Papaloapan en dos ocasiones.

 

 

Sin embargo, en esta ocasión le sorprende que las inundaciones fueran causadas por lluvias torrenciales en el transcurso de unas horas.

 

"Aquí a nosotros desde el 2010 no vivíamos algo así, en aquel entonces fue por el desbordamiento del río, ahora es por lluvias, que la verdad no tengo memoria de que algo así pasara por una lluvia, menos en esta zona que nunca subía el agua."

 

En casa de Joaquín viven tres adultos mayores, al momento de notar que el agua subía se preocupó por llevarlos con familiares, para que no se enfermaran como en las inundaciones de hace más de 10 años.

En la madrugada, cuando el nivel del agua subió del pavimento a la banqueta, se preocupó por comenzar a alzar muebles, libreros, refrigerador y camas, sin embargo, no encontró ladrillos para hacer lo mismo con su estufa y un par de muebles más.

"La estufa no nos dio tiempo de levantar, un ropero que tenemos adentro y una cama, es lo que se nos echó a perder. Tuvimos que cortar la energía para que no tuviéramos afectaciones, ahora seguimos sin luz".

 

LLUVIA HISTÓRICA AFECTA A CINCO MUNICIPIOS

El reporte de la Secretaría de Protección Civil del Estado fue que durante la noche del 8 de octubre y las primeras horas del sábado 9 de octubre, se registraron lluvias con acumulados de 549.2 milímetros, cifra que estableció récords históricos mensuales y anuales en la estación climatológica de Ángel R. Cabada.

El resultado fueron afectaciones por encharcamientos en cuatro municipios de la región de la cuenca del Papaloapan en el estado de Veracruz, que fueron Cosamaloapan, Tlacotalpan, Saltabarranca y Lerdo de Tejada; este último con las afectaciones mayores, de acuerdo con el reporte de Protección Civil.

 

"Se tiene reporte de inundación en la colonia Centro del municipio de Lerdo de Tejada por lo que se ha activado un Refugio Temporal en la Escuela Primaria Benito Juárez, al que hasta el momento han acudido 12 personas", infirmaba la dependencia estatal el mismo sábado al mediodía.

 

El alcalde de Lerdo de Tejada, Hermas Cortés García, detalló que fueron evacuadas de sus casas unas mil 500 personas desde que comenzó a subir el nivel del agua en el municipio a las 2:00 de la madrugada y todavía en el transcurso de la mañana del mismo sábado.

 

 

La situación, aseguró que fue "atípica", ya que la última vez que el municipio quedó bajo el agua por completo, se debió al desbordamiento del río Papaloapan y los escurrimientos generados en el 2010 por el huracán Karl y después por la tormenta tropical Matthew.

"Una situación totalmente inusual, fue demasiada agua al que cayó en unas horas por el Disturbio Tropical 2, tenemos registradas afectaciones en al menos 70 por ciento de las casas ubicadas en el municipio, fue cien por ciento de las calles que quedaron bajo el agua".

 

"En 2010 tuvimos dos inundaciones por huracán, pero fueron situaciones diferentes porque fue por desbordamiento del Papaloapan, en ese tipo de casos son situaciones que se prevén y tenemos varias horas para tomar las medidas, ahora fue algo extraordinario lo que se está viviendo".

 

Hermas Cortés indicó que se solicitará a las autoridades que se emita la declaratoria de emergencia, pues faltará concluir el recuento de daños para ayudar a las familias damnificadas por las inundaciones, cuya cifra aún se desconoce.

"Estuvimos toda la ciudad de bajo del agua, desde las 3:00 de la madrugada, comenzamos a trabajar un poco antes con personal de la Secretaría de Protección Civil, nos ayudó la Secretaría de Seguridad Pública y de la Guardia Naciona