De acuerdo con grupos feministas, la solicitud de una posible tercera alerta de violencia de género (AVG) en Veracruz por casos de desapariciones se mantiene estancada, a la par del poco resultado que han dado las dos ya existentes sin importar que la Federación y el Gobierno del Estado han destinado más de 74 millones de pesos para su implementación.

 

 

Documentos de ayuntamientos, organismos autónomos y dependencias del Poder Ejecutivo exhiben el fracaso de las AVG por feminicidio en 11 municipios y por agravio comparado, en un contexto de lo que activistas consideran un bajo presupuesto para el cumplimiento de ambos mecanismos y las pocas acciones que se han realizado con este monto.

Colectivos feministas, que promueven la tercera AVG, hacen énfasis en la “simulación” de las autoridades no sólo para dar cumplimiento a las existentes, sino para detener a toda costa, la posibilidad de una tercera.

“Todos los días en el Estado desaparecen mujeres y de las que desaparecen es un mínimo porcentaje son las que aparecen después, es algo a lo que no se le da la importancia”, alerta el Colectivo Feminista Cihuatlahtolli, AC. Parece una voz en el desierto.

 

GASTO CON POCOS RESULTADOS

Veracruz posee dos alertas de violencia contra las mujeres desde 2016 y 2017. En el último caso, entre recursos federales y estatales, se han destinado apenas 74 millones 222 mil 870.77 pesos.

Información otorgada por la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) denota que la administración actual a cargo de Morena -tanto a nivel federal como local- ha ido reduciendo el presupuesto destinado al cumplimiento de las alertas y con ello, obstruyendo los resultados.

De acuerdo con la solicitud 01158121, la Sefiplan indica en información solicitada a través de la Plataforma Nacional de Transparencia que, en 2017, cuando se declaró la segunda alerta por Agravio Comparado, fueron 28 millones 580 mil 104 pesos los invertidos, sin que se especifique a qué acciones fueron destinadas.

Para ese año, el recurso provino solamente del presupuesto Federal, pues el gobierno de Veracruz no aportó un solo peso para su cumplimiento.

En 2018, el gobierno estatal puso 7 millones 588 mil 615.94 pesos para la cumplimentación; en tanto que el Gobierno Federal aportó 7 millones como parte del Fortalecimiento de las Acciones Establecidas en la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres y un millón 661.20 pesos más dentro del Convenio de Coordinación para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Ambos recursos hicieron un total de 15 millones 589 mil 277.14 pesos.

 

 

En 2019, ya con un gobierno de izquierda tanto a nivel país como estado, los recursos se redujeron prácticamente a la mitad del año anterior.

Finanzas indica que en ese año el gobierno estatal aportó 6 millones 744 mil 19.69 pesos para las acciones, sin detallar nuevamente a qué rubros fueron destinados.

Por cuanto hace al recurso federal, apenas aportó un millón 908 mil 200 pesos, para hacer un total erogado en 2018 de 8 millones 652 mil 219.69 pesos.

Para 2020 bajó el aporte estatal, pero aumentó el federal; mientras el Gobierno de Veracruz puso 4 millones 789 mil 182.74 pesos, la federación aportó 2 millones 669 mil 780.24 pesos como participaciones federales; además, también dio dinero para diversos proyectos como la revisión de investigaciones por casos de feminicidio, en la que puso 2 millones 320 mil pesos.

El proyecto AVG/VER/MS/FGEV para la Constitución de Equipo para Acompañamiento a Mujeres Víctimas de Desaparición de la CONAVIM, en el que puso un millón 392 mil pesos; y otros en los que invirtió un millón 392 mil pesos y 800 mil 919.98 pesos para hacer un total de 13 millones 363 mil 882.96 pesos.

Mientras que para lo que va del 2021, se han erogado 8 millones 37 mil 386.98 pesos, que se dividen de la siguiente forma: un millón 504 mil 613.04 de aportación estatal, el monto más bajo desde la declaratoria, así como un millón 206 mil 31.46 pesos del gobierno federal como participaciones.

El resto se ha enviado a diversos proyectos que no se especifica de qué va cada uno, pero se dividen en montos de 816 mil 666.48 pesos; un millón 119 mil 171 pesos y 3 millones 390 mil 905 pesos.

 

 

RESULTADOS, UN ENIGMA

Los resultados derivados del presupuesto destinado para dar cumplimiento a las acciones que acarrean consigo las alertas, son un enigma.

Solicitudes de información enviadas a diversas dependencias y organismos autónomos de la entidad poco refieren al respecto, lo que refuerza los señalamientos de activistas y colectivas feministas, en el sentido de que ha habido solo simulación en el acatamiento y cumplimiento de metas.

 

 

Incluso, la Secretaría de Gobierno, superior jerárquico de entes encargados de dar cumplimiento a las alertas, evadió dar información que detallara las acciones argumentando que todo lo relacionado a las alertas había sido enviado al Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM), de donde también es superior jerárquico. Ello pese a que la propia Secretaría de Gobernación a nivel federal ha enviado 14 millones de pesos a su homóloga estatal en este rubro.

El caso de la Fiscalía General del Estado (FGE) es el mismo: la autoridad judicial se limitó a informar solamente acerca de las acciones que se han emprendido con su personal para la atención a denuncias interpuestas por mujeres pero nada aclaró sobre el uso de los recursos que se le han destinado para las acciones que le corresponden.

Todo ello ocurre en un contexto donde desde el 2019, el estado de Veracruz se ha colocado en los primeros tres lugares a nivel nacional en feminicidios.

 

 

La federación no solo ha evidenciado la falla del estado veracruzano para dar cumplimiento a las alertas, sino que además ha exhibido que del dinero que manda al estado, se han gastado más en viáticos que en capacitación a los servidores públicos para atender de manera adecuada a las mujeres.

Información pública revela que gran parte del dinero enviado por el gobierno federal se invirtió en el Centro Integral de Justicia para las Mujeres, cuya operación corresponde a la FGE.

El Centro ha recibido de parte de la Secretaría de Gobernación, por medio de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra la Mujeres (CONAVIM), las sumas de 23 millones 580 mil 765.20 pesos en 2017 y un millón 661.20 pesos en 2018. Los últimos dos años no recibió más subsidios.

Sin embargo, pese a la cantidad de recursos que costó (20 millones de pesos), Veracruz es la tercera entidad que menos mujeres ha atendido en este centro de Justicia, solo por debajo de Nuevo León y Tabasco, que han atendido a cero mujeres y Tamaulipas, que apenas ha atendido 218.

Para el caso, en la entidad solamente se han conocido los casos de 675 mujeres únicamente en el 2020, pues como se mencionó, durante el 2019 se mantuvo fuera de operación, frente a otras entidades que ya para ese año habían atendido a 28 mil 582 mujeres como el caso de la Ciudad de México.

En cambio, la Fiscalía ha dedicado apenas 680 mil pesos para la capacitación en la materia de sus servidores públicos, frente a los gastos en viáticos en el plan de “prevención” de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), donde se han destinado 707 mil 58 pesos.

Dicho plan costó 17 millones 432 mil 746.53 pesos pero no se conoce a fondo de qué va.

 

MUNICIPIOS VIOLENTOS

Los ayuntamientos tampoco han hecho gran trabajo. Desde 2016, once ciudades veracruzanas deben establecer acciones para detener los feminicidios.

Boca del Río, Coatzacoalcos, Córdoba, Las Choapas, Martínez de la Torre, Minatitlán, Orizaba, Poza Rica, Tuxpan, Veracruz y Xalapa son los ayuntamientos que deberían estar trabajando a nivel local para erradicar la violencia contra las féminas.

 

 

Sin embargo, la situación no es distinta a la que se observa desde el gobierno estatal en cuanto a las acciones implementada.

Veracruz, por ejemplo, no ha destinado un solo peso en 2016, 2017, 2020 y 2021 para las acciones en la materia.

Solo en 2018, el municipio gobernado por Fernando Yunes Márquez erogó un millón 477 mil 640 pesos y en 2019 el monto fue menor, de 933 mil pesos.

Coatzacoalcos, por su parte, no proporcionó información relevante: el ayuntamiento a cargo de Víctor Carranza determinó enviar la solicitud al Instituto Municipal de la Mujer para que esta diera respuesta, pero argumentando no contar con recursos propios, el IMM evadió el monto en recursos financieros que se han destinado para dar cumplimiento a la alerta.

Boca del Río ha gastado miles de pesos en viáticos para reuniones, foros, conferencias, mesas de trabajo y demás, en Xalapa. En los últimos dos años, las medidas para combatir los feminicidios en el municipio se centran en cursos de inglés y pintura textil.

Este año el ayuntamiento a cargo de Humberto Alonso Morelli ha destinado solo 900 pesos para dar cumplimiento a las obligaciones y han sido para viáticos a Xalapa.

Xalapa, gobernada por Hipólito Rodríguez Herrero hizo lo mismo. Trasladó la solicitud al IMM y este, aduciendo que no cuenta con recursos propios, evitó señalar qué monto se ha destinado para cumplir la alerta que toca a los municipios.

 

 

BLOQUEAN TERCERA ALERTA

Para la integrante de la Colectiva Feminista Cihuatlahtolli, AC, María de la Cruz Jaimes García, afirmó que las autoridades federales y estatales solo han ejercido simulación y existe un retroceso en materia de acceso a la justicia.

La activista, que forma parte de las peticionarias de la tercera alerta por desapariciones indica en entrevista que no se ha dado la importancia que debería a las alertas ya existentes, ni a esta nueva solicitud.

Acusó que las autoridades usan la etiqueta “perspectiva de género” a conveniencia y a manera de “burla” sin que esto signifique que se está aplicando tal y sin acciones que redunden en un acceso a la justicia real.

 

“Daban los informes que había y eran una verdadera burla en cuanto a la alerta por violencia feminicida y ponían cosas tan absurdas como ‘se cambiaron fotos con perspectiva de género’, ‘se cortó el pasto con perspectiva de género’, como si poniendo ese apellido, ya todo se resolviera por arte de magia”, dijo.

 

Jaimes García aseveró que las violencias contra las veracruzanas continúan, así como las desapariciones, lo que confirma el fracaso de la estrategia “Cero Tolerancia a la Violencia contra las Mujeres y Niñas” lanzada por el gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, a inicios de 2019.

 

 

Por ello consideró que resulta prioritario estudiar la solicitud de una tercera alerta de violencia de género para Veracruz, pues la atención a este problema se quedó “más en un discurso político que en una estrategia que se esté trabajando y manejando”.

Sin embargo, considera que se ha buscado de cualquier modo y con todos los medios, parar la posibilidad de la tercera alerta, de ahí que tanto la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) no han difundido como corresponde la invitación a las representantes de las instituciones académicas o de investigación especializada a nivel nacional y estatal para integrar dicho grupo que analice la conveniencia de una tercera alerta.

A ello se añade que la administración estatal ha retirado el apoyo completo a las acciones que emprenden grupos feministas, lo que se recrudece con la falta de titular del Instituto Veracruzano de las Mujeres (IVM).

En ese sentido, criticó la labor de la encargada del IVM, María del Rocío Villafuerte Martínez, quien opinó que la tercera alerta de violencia de género debía acumularse a las 2 que ya tiene Veracruz.

 

“Estamos sorprendidas; no nos han notificado nada y no sabemos nada. El Gobierno del Estado se ha dedicado a tener una política en contra de los Derechos de las Mujeres, yo creo que es una política de simulación”, dijo.

 

Cabe recordar que desde el 15 de mayo de 2019 la Colectiva Feminista Cihuatlahtolli, AC, junto con otras organizaciones de la sociedad civil, presentaron una solicitud de Alerta de Violencia de Género, pero la CONAVIM emitió un acuerdo de admisión y acumulación de la referida solicitud

Por esta razón las organizaciones peticionarias de la nueva alerta tuvieron que promover un amparo y la justicia federal terminó dándoles la razón para que la solicitud sea admitida por la CONAVIM y el INMUJERES.

Pese a esto, las convocatorias para conformar el Grupo de Trabajo que estudie la tercera alerta se han declarado desiertas debido a que el Comité de Selección no recibió ninguna postulación de representantes del ámbito académico nacional y local interesadas, aunque supuestamente hizo la difusión de la convocatoria “tanto en redes sociales de la institución y con sus coordinadoras”.