Coatzacoalcos, Ver. – Después de trabajar durante muchos años en una financiera de la ciudad, Jazmín Amanda Romero López decidió buscar empleo en la tienda comercial “Dipepsa” con varias sucursales en Coatzacoalcos, dos semanas después murió aplastada por el elevador de productos en una de las tiendas.

La mujer de 40 años fue contratada en la sucursal ubicada sobre la calle Benito Juárez esquina con Colegio Militar en el centro de la ciudad, donde el pasado lunes 11 de octubre se reportó su deceso.

 

 

Las autoridades de Protección Civil confirmaron que murió mientras acomodaba algunos productos en los anaqueles, sin dar mayores detalles.

Jazmín Amanda deja en orfandad a dos hijos, una niña de 10 y un joven de 20 años, quienes hoy lloran su muerte.

 

Velan sus restos cerca de donde murió

Desde que el cuerpo fue identificado y reclamado por sus familiares, el cuerpo de Jazmín fue llevado a la funeraria “Celaya” donde es velada por sus familiares, a unos metros de donde falleció.

Junto a su ataúd de color marrón, rodeado de luces amarillas, se encuentra un cuadro con la fotografía de Jazmín donde se le observa sonriendo, recuerdo que quedará en la memoria de sus seres queridos.

 

 

Entra la poca afluencia de familiares y amigos, en la sala de velatorio se encuentran Sandro Iván Romero López y Celeste Romero López, hermanos de Amanda, quienes viajaron de la Ciudad de México para despedir a su hermana.

Entre la incredulidad de ver a su hermana dentro del ataúd, confirmaron que había sido contratada apenas hace un par de semanas, aclarando que su puesto era de ayudante de piso, y no como maniobrista de montacargas

 

“Su contrato no decía que ella fuera de maniobras, sino empleada de piso”, reiteró Sandro.

 

En medio de las lágrimas, afirmaron que no fue capacitada, ni siquiera tenía las medidas de seguridad en el momento del fatal accidente, solo alguien la puso a trabajar en el montacargas sin ninguna medida de protección.

 

Interpondrán denuncia contra los dueños de la tienda comercial

Los hermanos de la víctima denunciaron que existe negligencia de parte de los representantes de la empresa “Dipepsa”, por lo que interpondrán una denuncia para exigir la indemnización que corresponde, ya que murió en un accidente de trabajo.

Lo que más lamentan es que a doce horas de su muerte no existe comunicación de parte de los representantes legales o los dueños.

 

“Cuando hablé con el licenciado Rutilo, el abogado de la empresa, me dijo ahí tienes que ir para ver qué apoyo te van a dar, pero esto no es de un apoyo porque esto fue una muerte accidental por riesgo de trabajo, ya que estaba dentro de la empresa y tienen que responder”, dijo su hermano.

 

Los restos de Amanda serán depositados en el panteón municipal.