Ante las críticas del senador Julen Rementería del Puerto y las observaciones del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) por la contratación de médicos cubanos sin cédula profesional, el gobernador Cuitláhuac García Jiménez aseguró que a nivel nacional nadie atendió la convocatoria ante la necesidad de especialistas. 

Por la pandemia por el COVID-19 en Veracruz se requerían mil médicos para la atención de los pacientes, sin embargo, solo 60 médicos se presentaron ante la oportunidad de trabajo.

Es porque el Gobierno recurrió a la contratación de médicos cubanos, que apoyaron en la atención de pacientes positivos al virus SARS CoV-2.

 

“Habíamos preparado cuatro lugares para extender los servicios médicos, pero nos faltaba el personal (..) había una demanda internacional de estos profesionistas y entendíamos que no iba a ser sencillo que alguien arriesgara su vida en los primeros días de COVID”.

 

Durante su mensaje en el encuentro entre el Ministerio de Cultura de Cuba y la Secretaría de Educación de Veracruz, confirmó que la Federación apoyó a su gobierno para contratar a 250 especialistas.

No obstante, había un déficit de 700 profesionales de la salud y que por ese motivo contrataron a brigadas de médicos provenientes de Cuba.

 

“A nivel nacional se lanzó también una convocatoria y de allá nos enviaron algunos, teníamos alrededor de 250 y nos faltaban otros 700. El pueblo de Cuba envió a brigadas médicas que decididamente atendieron Veracruz, las de 250 formaron este equipo”.

 

Reprochó a quienes pusieron en duda el profesionalismo de los cubanos, “Yo recibí un informe de la Secretaría de Salud del Estado como del cónsul que me hicieron llegar cuánto significa en vidas esta intervención del pueblo de Cuba”.

 

La polémica

El senador Julen Rementería informó que hay existía evidencia de que los 585 cubanos que el Gobierno Federal y el de la Ciudad de México trajeron a nuestro país, que apoyaron en la atención de la contingencia sanitaria ocasionada por el COVID 19, contaban con título profesional.

El Orfis observó que los médicos y la Secretaría de Salud no cumplió con los trámites de contratación, pues faltaban documentos en los expedientes del personal contratado para la atención de la pandemia.

En las auditorías se detectó que el 30 por ciento de los expedientes carecen de acta de nacimiento, copia de RFC, copia CURP, copia IFE/INE, contrato individual, declaración de no recibir remuneración de otro empleo, declaración de situación patrimonial, solicitud de empleo y currículum vitae.

Del 27 al 63 por ciento de los expedientes carecen de la constancia de no habilitación, certificado médico, constancia de estudios y copia de cédula profesional y el 100 por ciento de los expedientes carecen de examen de ingreso.