"Se siente un alivio, porque el alivio es de la esperanza, es como una flama que está encendida y que ahorita está agarrando más vigor, más esencia", dice Félix Márquez Bazán, quien confía en que la resistencia por la requisa de 1991 al puerto de Veracruz llegue pronto a su fin.

Arruinado por la requisa que el gobierno del expresidente Carlos Salinas de Gortari realizó a la empresa Servicios Portuarios de Veracruz, de la que es socio, Félix emigró con 33 años a los Estados Unidos para mantener a su esposa y a sus tres hijos.

La requisa portuaria significó la incautación de los edificios y cuentas bancarias de los socios de Servicios Portuarios de Veracruz, que también integraban los sindicatos de maniobristasestibadores y checadores en 1991.

El argumento del gobierno salinista fue que el principal puerto comercial del país, operado en su mayoría por los sindicatos, era un caos, ineficiente, plagado de vicios y corruptelas, costos elevados y ridículos en comparación con los estándares internacionales.

Reunido en una cafetería de la zona norte de Veracruz con sus compañeros Gilberto Tejeda, Rodolfo Cortés y Armando Morales, recuerda la requisa que, entre otras cosas, provocó el suicidio de varios socios de la empresa y que otros más vivieran en pobreza extrema el resto de sus vidas.

A 30 años de la requisa del 1 de junio de 1991, los socios de la empresa y miembros del Sindicato de ManiobristasCarretillerosCargadoresAbridores y Conexos de la Zona Marítima y del Comercio de la Ciudad y Puerto de Veracruz, empiezan a recuperar los bienes que les despojaron. 

La recuperación de los bienes se registró a partir de la toma de nota certificada que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) entregó al sindicato el 24 de noviembre de 2020, con lo que la agrupación recuperó su personalidad jurídica y la oportunidad de reclamar los bienes requisados. 

"Nos vuelven a la vida en todos los aspectos, laboral, para poder reclamar todos nuestros derechos", menciona Gilberto Tejeda, secretario general del Sindicato de Maniobristas.

De acuerdo con el líder de la agrupación sindical de maniobristas, a partir de la entrega de la toma de nota, los agremiados y socios de la empresa Servicios Portuarios de Veracruz obtuvieron de regreso los inmuebles que el gobierno salinista les despojó.

A partir de que iniciaron las gestiones con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para la devolución de sus bienes, el sindicato recuperó tres de seis inmuebles requisados en 1991.

Los inmuebles recuperados son un edificio ubicado en la avenida General Prim, entre Emiliano Zapata y Mariano Escobedo, que hasta 2018 sirvió como oficinas del Sistema de Atención Tributaria (SAT).

Otros de los inmuebles que regresaron al poder del sindicato es la Extienda de los Portuarios, ubicada en Francisco Canal, entre Hidalgo y Bravo; y otro edificio, ubicado en la avenida Allende Norte, entre Suárez Peredo y Raz y Guzmán, que sirve como sede de juntas sindicales.

Sin embargo, los maniobristas se encuentran en negociaciones para que las oficinas del SAT, ubicadas en Rayón, frente al Baluarte de Santiago, y la sede de la Administración Portuaria Integral de Veracruz también regresen a sus manos.

"Estamos respetando para poder llegar a los acuerdos, cuando ya nos sentemos con ellos a dialogar ya veremos que es lo que se decide, pero lo hemos respetado para que las autoridades vean que nosotros estamos en la mejor disposición de apoyar", asegura el líder sindical.

El siguiente paso es la entrega de las cuentas bancarias que el gobierno federal requisó también en 1991 a los socios de Servicios Portuarios de Veracruz y cuya gestión está en manos del apoderado legal del sindicato, Alejandro Pulido Cueto.

La devolución de las cuentas bancarias es uno de los puntos citados en un acuerdo firmado por la Secretaría del Trabajo, el cual se dio a conocer el pasado 24 de septiembre en medios de comunicación.

En el acuerdo, firmado el 21 de septiembre por Fernando H. Serrano Monroy, director de Relaciones Interinstitucionales de la STPS se establece que se devuelvan al sindicato los inmuebles y las cuentas bancarias de la empresa Servicios Portuarios de Veracruz.

Las cuentas bancarias se encuentran en los bancos EVERCORE, Citibanamex y HSBC, sin embargo, Gilberto Tejeda aseguró que aún no son devueltas a los socios que conforman a la empresa que aunque está inactiva, aún existe.

"Es lo que más anhelamos, que nos regresen nuestras cuentas, nuestros edificios y con eso no es necesario que el gobierno federal invierta ningún dinero, nos liquidamos con nuestros propios bienes", comentó.

De acuerdo con el secretario general del Sindicato de Maniobristas, la agrupación espera la devolución de las cuentas bancarias para disolver a Servicios Portuarios de Veracruz y que los socios, que además fueron trabajadores de la empresa, sean liquidados.

La liquidación de los socios de Servicios Portuarios de Veracruz dará paso a la disolución de la empresa y a la desaparición de los sindicatos, pues los agremiados, muchos con más de 50 años, no les interesa volver a los trabajos en el puerto de Veracruz.

Con ello se desmiente la versión de una nueva empresa que sustituya a Servicios Portuarios de Veracruz que opere en la zona I y II del puerto de Veracruz.

- Se había comentado la creación de una nueva empresa...

"Eso es mentira, nosotros tratamos de respetar, nosotros vivimos lo que es la solución de lo que era la empresa en aquel entonces, vivimos el hecho de cuando te corren, el hecho de no tener ni saber que hacer, muchos se mataron, entonces el día de hoy nuestra intención no es meternos con los sindicatos que están", expresa Tejeda.

- ¿No hay intención de hacer una nueva empresa?

"No, nuestra intención no es meternos con nadie", afirma. "Ni hacer lo mismo que hicieron con nosotros", lo secunda Armando Morales, tesorero del sindicato.

 

HAY COSAS QUE NO QUISIERA RECORDAR: FÉLIX

La plática continúa entre los cuatro compañeros en una mesa rectangular, entre café, refresco de cola, gordas y picadas que le devuelven a Félix Márquez el sabor a Veracruz tras pasar la mitad de su vida en Estados Unidos, a donde tendrá que volver con su familia este lunes.

Pasaron apenas seis meses cuando la liquidación de 12 mil pesos que le dio el gobierno federal como extrabajador portuario – que no como socio de Servicios Portuarios de Veracruz – se le acabó y pidió apoyo a unos familiares para trabajar en Estados Unidos.

No fue el único, pues después de la requisa también partieron hacia el norte del continente otros socios, como Humberto Aguilera, Emmanuel Méndez, Leoncio Pacheco y José Luis Tejada, hermano del secretario general del sindicato de Maniobristas.

Primero partió solo y meses después su esposa y sus hijos lo alcanzaron. Allá, en Estados Unidos, consiguió un primer trabajo como estibador, es decir, en la carga y descarga de la mercancía de embarcaciones, un empleo similar al que tenía en el puerto de Veracruz.

"Y de ahí fue incursionando hasta que me vieron mi aptitud de facilidad de palabra, empecé a trabajar como promotor y vendedor, eso en lo que me destaca ahorita", platica.

El hombre, ahora de 63 años, asevera que Estados Unidos le dio la oportunidad de resarcir los daños que la requisa portuaria ordenada el 1 de junio de 1991 le causó. Pero hubiera preferido que eso no pasara.

"Aquí teníamos nuestro trabajo estable, vivíamos bien, no éramos millonarios, pero vivíamos con un salario bueno, entonces pues fue un cambio drástico para mí y para mi familia", recuerda.

Hay cosas de aquel 1 de junio que prefiere no recordar. Aquella mañana 814 socios y más de mil trabajadores de Servicios Portuarios de Veracruz fueron sacados del puerto por elementos de la Marina.

De la requisa nunca les avisaron. Aquella mañana los socios y trabajadores llegaron al puerto, pero fueron detenidos por elementos federales y bajo amenazas fueron a obligados a aceptar el proceso, recuerda Gilberto Tejeda.

"Al otro día ya estaba gente trabajando con nuestro propio equipo, cuando en una requisa se supone que todo lo que te requisan lo tienen que guardar", narra.

 

UNA REQUISA QUE TRAJO DESGRACIA

Los cuatro amigos coinciden en que la requisa portuaria los dejó en la ruina, sin embargo, en aquel entonces, con un promedio de 30 años, eran parte de los socios más jóvenes de Servicios Portuarios.

Según Félix Márquez, existían socios que tenían más de 70 años cuando el gobierno de Carlos Salinas de Gortari les quitó todo. La desesperación, dice, los orilló al suicidio. 

"Cuando vino la requisa muchos se mataron, hubo mucha desesperación por todo lo que aconteció, muchos se aventaron de un puente, muchos se ahorcaron, hubo un caos total en todos los aspectos", vuelve a intervenir Tejeda.

Entre todos recuerdan a "Secretitos". No se acuerdan de su nombre, pero sí que "la flota" lo llamaba así porque cuando hablaba había que acercar el oído, pues sus palabras eran casi murmullos.

"Secretitos", con más de 70 años y una discapacidad en las piernas que le impedía moverse con facilidad, fue uno de los socios que decidieron suicidarse cuando se vieron arruinados por la requisa. Fue terrible, dice Félix.

Rodolfo Cortés explica que a partir de la requisa varios de los socios quedaron en la pobreza extrema junto con sus familias. Aún hay algunos que, a 30 años del episodio, no logran salir de la crisis.

Los miembros del sindicato coinciden en que los años de gloria del puerto de Veracruz se fueron con la requisa portuaria. El trabajo en el muelle era el castigo que los padres imponían a sus hijos; allí terminaban los castigados y los que ya no querían o no podían estudiar

"Era una fuente de ingresos maravillosa y lo mejor era que todo se quedaba aquí", platican entre ellos.

La requisa también sacó de la zona portuaria a los comerciantes que llegaban a vender diversos productos. Los mismos marinos llegaban y vendían quesos y comida, aseguran.

 

LA REQUISA NUNCA CONCLUYÓ

Aunque el pasado 24 de septiembre se difundió en medios de comunicación que la requisa del puerto de Veracruz fue anulada, esa misma fecha el apoderado legal del Sindicato Maniobristas, Alejandro Pulido Cueto, negó la versión a E-Consulta Veracruz.

Pulido Cueto explicó que la requisa no puede ser anulada debido a que nunca el proceso nunca fue concluido por autoridades judiciales y porque faltó liquidar a los socios de la empresa Servicio Portuarios de Veracruz.

Apenas este viernes 15 de octubre, la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde emitió una nota en la que niega la anulación de la requisa del puerto de Veracruz, luego de que el presidente López Obrador fue cuestionado por el tema en su conferencia matutina.

Los diálogos entre sindicatos y el gobierno federal continúan, a la espera que de los agremiados puedan recuperar sus cuentas bancarias para recibir sus liquidaciones y así enfrentar el retiro.

Además, reclaman la indemnización del usufructo de la concesión en los muelles y el robo de maquinaria por parte de las empresas ICAVE, CICE, CTV y OPG, que operaron en el puerto a partir de la requisa.