La sonrisa de Estrella y su cabello largo que cubre gran parte de su hombro hace que pocos noten que hace tres años padeció cáncer de mama y perdió su seno izquierdo. La cicatriz a la altura del pecho también es una señal de victoria para la mujer de 40 años. 

En 2018 a Estrella le diagnosticaron cáncer de mama en etapa dos; el proceso fue tan rápido que no le alcanzó el tiempo para asimilar la situación. A las dos semanas de los resultados ya estaba en cirugía para que le retiraran el seno.

 

"En mi caso era etapa dos (cáncer), pero era el más agresivo, porque entre más joven eres, más agresivo es el cáncer", cuenta a E-Consulta.

 

Tenía 37 cuando le detectaron cáncer. En ese entonces la decisión del doctor fue contundente; la tenían que intervenir pues el tumor ya se había expandido.

 "Lo que tenga que hacer hágalo, si tiene que quitar una o tiene que quitar las dos no me interesa. Haga lo que tenga que hacer yo quiero recuperar mi salud", respondió Estrella ante la noticia.  

El 6 de marzo de 2018 fue canalizado para que le hicieran una mastectomía, no había miedos ni arrepentimientos. Estrella tenía fe que todo saldría bien y que el cáncer no regresaría. Sin embargo, las complicaciones vinieron después de la cirugía.

 

 

Uno de los momentos más decisivos fue cuando se miró al espejo. Dice, sentía que una parte de ella le faltaba. Aunque era extraño no ver su seno, eso no le preocupó como la caída de su cabello.

 

"Tú te puedes poner algo y lo disimulas, que no tienes un pecho, pero el cabello... todo mundo te ve", comparte.

 

Pese a que no le preocupaba el hecho de no tener un seno y no veía como una opción reconstruirlo, las consecuencias comenzaron a hacerle estragos en su salud.

Dolor de espalda, dificultad para mantener el equilibrio y falta de sensibilidad en el brazo fueron algunos de ellos.

 

 

Para contrarrestar las molestias es necesario realizar rehabilitaciones, para que el brazo y la parte del músculo que fue extraído recupere su elasticidad, menciona.

Aunque Estrella ocupó prótesis oncológicas como parte del tratamiento del cáncer, asegura que nunca se acopló a ella, por el contrario, había días en los que se sentía más incómoda utilizándolas.

Más tarde su doctor le dijo que tenían que realizar la reconstrucción de su seno, no solo por estética, sino por su salud.

 

"TENÍA MÁS MIEDO A LA RECONSTRUCCIÓN DE SENO"

Tras haber superado el cáncer de mama, Estrella tuvo una segunda oportunidad de poder recuperar su seno, su doctor le dijo que debido a su edad y condición podía ser candidata a una reconstrucción.

Además, contaba con seguro médico por parte de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), lo que la ayudó a que la intervinieran quirúrgicamente en el hospital ubicado en la avenida Cuauhtémoc del puerto de Veracruz

 

"Quieras o no llega un momento que sí te afecta. En este caso a mí por salud fue la espalda, sí me dolía y entonces si era demasiado la contractura", aseguró.

 

Entrar de nueva cuenta a cirugía en un proceso diferente no fue una prueba difícil, pues está vez serían dos operaciones.

La primera para colocar un expansor y retírale un musculo de la espalda para realizar la reconstrucción, después de esa primera etapa seguiría la colocación del implante.

Actualmente Estrella acaba de salir de la etapa uno de la reconstrucción mamaria. El 13 de julio entró otra vez a la sala de cirugías, está vez con otro propósito.

"El proceso de recuperación es muy tedioso, porque tienes que estar en cama sentada y así dormía, porque no podía recostarme por el dolor de la espalda. Entonces era la mitad de la espalda que tenía la cicatriz, aparte me pusieron un dren, tenía dos uno en la espalda y el dren del pecho, sí era algo doloroso", contó.

 

 

Para contrarrestar el dolor tenía que medicarse, había días en los que no podía pararse de la cama, pero el sacrificio valió la pena, su seno izquierdo ya recuperó el mismo volumen que el derecho y sigue en espera que para la segunda intervención que será para el próximo año. 

 

RECONSTRUCCIÓN MAMARIA, UN DERECHO PARA SOBREVIVIENTES DE CÁNCER

La tanatóloga particular Cecilia Arellano Valdez, quien atiende a mujeres con cáncer, señala que las pacientes transitan por varias etapas al ser diagnosticadas.

La primera es la negación, se rehúsan a creer que tienen cáncer; después llega la irá y enojo, para finalmente pasar a la aceptación. Pero algunas no llegan a esa última etapa y resulta contraproducente, ya que ocasiona que sus defensas bajen y por consecuencia el cáncer se alargue o, incluso, vuelva aparecer.

 

"La autoestima es sumamente importante porque se te cae el cabello, algunas partes de tu cuerpo, porque te cortan piel ya no puedes subir o bajar tus brazos o hacer movimientos bruscos, porque te vienen un dolor al faltarte esa piel que te cortaron", explicó la especialista.

 

La presidenta de la asociación Mujeres Apoyando Mujeres (MAM), Roxana Guízar Rodríguez, comentó que la reconstrucción mamaria y las pelucas oncológicas no solo es algo de estética, sino de salud y autoestima. 

Explica que, aunque 90 por ciento de las mujeres con cáncer sufren más por la caída del cabello, tras superar esta etapa comienzan con el duelo de la mama, aseguró Roxana Guízar, por lo que Casa MAM las ayuda a trabajar todo ese proceso y brinda prótesis de senos a las pacientes que lo requieran.

La mayoría de las pacientes que llegan a la casa MAM son de bajos recursos y no pueden pagar su tratamiento ni mucho menos una prótesis que vale entre 4 mil 500 y 6 mil 500 pesos; ni siquiera piensan en una cirugía.

 

 

El 24 de marzo de 2020, el Senado de la República, aprobaron diversos cambios a la Ley General de Salud en materia de reconstrucción mamaria y la adición del capítulo noveno.

El objetivo fue incluir la mastectomía y mamoplastia reconstructiva, así como prótesis de calidad, atención médica y psicológica integral durante todo el proceso en los servicios básicos de salud.

Esta reforma buscó que los implantes mamarios se consideren insumos para la salud y los exámenes de diagnósticos.

Aunque Roxana Guízar comentó que estas propuestas ayudan a mejorar el tratamiento de las mujeres con cáncer, aún falta un camino largo por recorrer en materia de medicamentos y de mejorar el trato a las pacientes.

 

CÁNCER DE MAMA EN JÓVENES MUJERES

A pesar de que no existe registro por edades de las mujeres que padecen algún tipo de cáncer en el estado de Veracruz, según el BoletínEpidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica Sistema Único de Información Semana 40, son mil 186 las pacientes con un tumor maligno de la mama

Esta cifra representa un aumento de más del 50 por ciento, pues en todo el año 2020 se contabilizaron 584 personas con este tipo de tumor entre hombres y mujeres.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que cada año en América, más de 462 mil mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama, y casi 100 mil mueren a causa de esta enfermedad.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el cáncer de mama constituye la principal causa de morbilidad en hospitales, esto en la población de 20 años y más, con 24 de cada 100 egresos hospitalarios para este grupo de edad.

En las mujeres, estos tumores malignos representan 37 de cada 100 egresos mientras que, en los hombres, uno de cada 100 egresos.