El Congreso del Estado informó que dará cumplimiento al amparo otorgado por un juez federal para reinstalar en su cargo al exmagistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado (TSJE), Roberto Dorantes Romero.


Este martes, en la sesión de la Diputación Permanente se informó que la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado remitió el oficio número DA/525/2021, signado por la directora de servicios jurídicos del Congreso.


“Por medio del cual hace del conocimiento el acuerdo de fecha 12 de mayo de 2021, dictado dentro del expediente de amparo 402/2019 promovido en el juzgado décimo séptimo de distrito, por el que se ordena dar cumplimiento a la ejecutoria de amparo”.


Durante la lectura de la correspondencia el acuerdo fue turnado a la Junta de Coordinación Política, para su atención procedente.


Sin embargo, debido a que la actual LXV Legislatura está por concluir trabajos el 4 de noviembre, se espera que el próximo Congreso local atienda este asunto, tras una batalla legal que lleva casi 2 años.


En diciembre de 2019 el juzgado Décimo Séptimo de distrito otorgó un amparo al magistrado determinando que el presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, tome las medidas necesarias para que deje insubsistente su remoción.


El fallo la autoridad jurisdiccional también dejó como autoridades responsables del cumplimiento al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo. En el caso del Congreso del Estado, con el oficio del jurídico del Congreso se notificó que comenzó el procedimiento correspondiente para el cumplimiento de la reinstalación.


De esta manera Dorantes Romero debe recuperar su cargo como magistrado del Poder Judicial del Estado, tras ser separado por retiro forzoso debido a su edad, según lo previsto en el artículo 59 de la Constitución Política del Estado.


Dicho artículo, tras una reforma avalada el 26 de diciembre de 2017, establece como causante de retiro forzoso el cumplimiento de 70 años de edad, aunque el magistrado fue designado en el cargo el 27 de noviembre de 2015.


El amparo también determinó que el Poder Judicial debe pagar las percepciones inherentes que dejaron de cubrírsele al magistrado desde que fue separado del cargo el 4 de mayo de 2019.


Igualmente, el juez federal estableció que debe ser considerado válido todo lo actuado por la persona que, con el carácter de magistrado, hubiere fungido en lugar del quejoso en la adscripción en que se encontraba, hasta que Dorantes Romero reasuma sus funciones.