Coatzacoalcos, Ver. - Habitantes del ejido Colorado, perteneciente a Coatzacoalcos, retuvieron por más de una hora a elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) del Estado acusándolos de extorsionar a los conductores de automóviles y motociclistas en los retenes que instalan en el camino que conduce a dicha comunidad.

 

Los pobladores se concentraron frente a las oficinas de la agencia municipal minutos después de las 22:00 horas del domingo 24 de octubre, luego de que un ciudadano informó fue víctima de una extorsión de parte de los policías, por no traer casco le pidieron 200 pesos para después dejarlo ir a su domicilio.

 

"A diario son la extorsiones con el pretexto que no traen cascos o algún documento, haciendo la labor de tránsitos que no les corresponde, en esta última fueron 200 que le quitaron al ciudadano", informó Enoc Santiago Solano agente municipal.

 

Tras rodear la patrulla, la turba enardecida amenazaba con linchar a los policías; a través de videos que este medio posee se observa como hacen reclamos a lo elementos por estás acciones que aseguran son constantes en diferentes puntos de la carretera rural.

 

Incluso solicitaron la intervención de la Guardia Nacional quienes se concretaron a atestiguar las declaraciones de los pobladores, para evitar que la situación se saliera de control. De igual forma exigieron la presencia de un mando de la SSP, mismo que se trasladó para escuchar los reclamos ciudadanos.

 

"Ya al momentos de retener la patrulla, el policía le devolvió el dinero por la presión de la gente, incluso se disculparon públicamente y se comprometieron a ya no meterse con la población", detalló el agente municipal.

 

Después de las 23:00 horas lo elementos fueron liberados, con la advertencia de que en caso de continuar con estás acciones realizarían otras acciones, dónde no descartaron un linchamiento.

 

"Nosotros estamos de acuerdo con los retenes, pero les pedimos que sean exclusivamente para detectar vehículos robados armas o droga, no para que extorsionen a la población. Fuimos claros y les dijimos que si encuentran alguna anomalía en un conductor que se detenga, pero que no nos pidan dinero", finalizó el agente.