Viento otoñal, mandarinas, pan, chocolate, y por supuesto, los altares. La temporada de Día de Muertos es una de las tradiciones mexicanas favoritas de muchos y muchas, pero elementos que caracterizan a la ofrenda podrían poner en riesgo tu vida, y terminar las festividades en una desgracia.

El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen mesoamericano que honra a los difuntos. Comienza desde el 1 de noviembre y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

 

Es una festividad que se celebra en México y en algunos países de América Central. La UNESCO Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró la festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El altar es primordial en las festividades, y aquí te mencionamos algunas recomendaciones para que tengas en cuenta cuando pongas tu altar en casa, oficina, muestra o festival:
 

1. Evita dejar veladoras prendidas. Es importante en primer lugar cuidar que las veladoras se encuentren lejos de objetos que puedan incendiarse al contacto con la flama, como cortinas, manteles e incluso el mismo papel picado usado para decorar.

También, se debe cuidar que no permanezcan prendidas por mucho tiempo. Debes revisar por las noches antes de dormir que estén correctamente apagadas. Durante los momentos que se encuentren encendidas cuida que alguien esté al pendiente.

Esto evitará riesgo de incendios, no solamente en tu casa, sino también en espacios públicos.

En 2014 una tragedia pudo haber sucedido en Xalapa. El altar de un Cendi se incendió mientras 180 menores se encontraban dentro. Afortunadamente el fuego pudo ser controlado de inmediato, sin embargo, es por situaciones similares a estas que se pide a la población extremar precauciones en el uso de veladoras en las ofrendas.

Otra opción es el uso de “velas” tipo lámparas, las cuales funcionan a base de pilas y dan el mismo efecto de iluminación. El riesgo de un incendio es menor, y pueden usarse año con año.

 

2. Desconecta luces decorativas. Algunas personas decoran sus altares con series de luces. Se recomienda que al igual que las veladoras, se evite tenerlas prendidas por varias horas.

Apágalas antes de dormir. Evitarás riesgo de un incendio además de que ahorrarás luz eléctrica.

 

3. Cuida dónde colocas líquidos. El vaso con agua es un elemento primordial del altar. Según la tradición, el agua es el canal que usan los muertos para pasar al mundo de los vivos, por lo que se considera importante su presencia en la ofrenda.

Es importante cuidar el lugar donde se coloca, pues si se encuentra cerca de una conexión de luz, cables o electrodomésticos, podría causar un cortocircuito.

Más allá de las fallas en los aparatos, y el costo de reparación, un cortocircuito podría terminar en provocar un incendio.

Así como el agua, también se deben cuidar todos los líquidos que se encuentren en el altar.

 

4. Pon el altar fuera del alcance de mascotas y menores. Se recomienda poner el altar en espacios altos, sobretodo cuando están dentro de las casas, para así evitar que niños y mascotas puedan jalarlo y terminar por tirar todo.

Cristales rotos o veladoras en el suelo, representan un gran peligro que puede evitarse si se cuida el espacio donde será colocado el altar.

 

5. Evita obstruir salidas de emergencia. Principalmente en espacios o instalaciones públicas, el altar colocado es de mayor tamaño que el que se pone en las casas.

El gran tamaño del altar, más los caminos de flores que tradicionalmente se cree que guían a los muertos a la ofrenda, podría obstruir salidas de emergencia en caso de un accidente, siniestro catástrofe, etc.

Se remienda cuidar que el altar libre los caminos principales para que las personas se muevan fácilmente, sobretodo en una emergencia, pues no ser así, podría generar otro accidente, como un incendio por tropezarse con veladoras en el suelo.

 

¿Ya colocaste tu altar? ¿Qué elementos le faltan? Tradicionalmente se usa: Retrato de la o las personas recordadas, doce veladoras, flor de cempasúchil, una cruz, calabaza, papel picado, vara de tejocote, arco de caña y flores, copal e incienso, agua, comida y bebidas alcohólicas.

 

Disfrutemos y preservemos las tradiciones con seguridad y evitemos desgracias en esta temporada de Día de Muertos