SAN FRANCISCO.- El consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció este jueves que la empresa que dirige, propietaria de la red social que lleva su nombre al igual que de Instagram y de WhatsApp, pasará a llamarse Meta para reflejar su apuesta por la realidad virtual.

 

Zuckerberg reveló el cambio de nombre en el marco de la conferencia Connect sobre realidad aumentada y realidad virtual, en la que explicó su visión de lo que la empresa ha bautizado como "metaverso", una realidad paralela 100% digital a la que quiere que Meta destine gran parte de sus inversiones en los próximos años.

 

 

El cambio afecta únicamente a la empresa paraguas de todas estas aplicaciones, de manera que la red social seguirá llamándose Facebook y el cambio, a la práctica, no tendrá casi ningún efecto para la inmensa mayoría de usuarios.

 

LOS DETALLES

Se trata de un movimiento muy similar al llevado a cabo por Google en 2015, cuando reestructuró la organización interna de la compañía y creó una empresa matriz, Alphabet, con varias subsidiarias que incluyen a la propia Google, a Waymo (la división de vehículos autónomos) y al proveedor de internet Google Fiber, entre otras.

 

El cambio de nombre se reflejará en el mercado de valores de Nueva York a partir de próximo 1 de diciembre, cuando la firma que ahora cotiza bajo las siglas FB pasará a cotizar bajo MVRS.

 

En su presentación de este jueves, Zuckerberg mostró varios ejemplos del que a su juicio debería ser el futuro de la humanidad en el "metaverso", en el que las personas se moverían con sus avatares personalizados, los vestirían con ropa digital que comprarían dentro de ese mismo universo y acudirían a eventos como conciertos.

 

A mediados de octubre, Facebook anunció la creación de 10 mil nuevos empleos en Europa en los próximos cinco años, con el objetivo precisamente de dar forma al "metaverso".

 

LOS PROBLEMAS DE FACEBOOK

La compañía lleva varias semanas en el ojo del huracán después de que el diario The Wall Street Journal desvelara en septiembre una serie de malas prácticas relacionadas sobre todo con la desprotección de sus usuarios menores de edad y con el tratamiento laxo que hace con los discursos de odio.

 

La presión se redobló después de que la fuente principal del medio, una ex empleada de Facebook llamada Frances Haugen, compareciera ante un subcomité del Senado de Estados Unidos y declarara que la compañía antepone los beneficios comerciales a cualquier otra consideración sobre la seguridad de sus usuarios.

 

Este miércoles, además, el diario dio a conocer que la Comisión Federal de Comercio (FTC) de Estados Unidos está investigando a la red social.

 

La comisión afirma que la compañía, según su propia investigación interna, asume tener constancia de que los algoritmos usados en sus cuentas "fomentan la discordia" entre usuarios y que la aplicación de es dañina para un número considerable de usuarios, principalmente adolescentes.

 

De confirmarse, eso significaría que Facebook violó deliberadamente un acuerdo de 2019 con la FTC que le costó una multa de cinco mil millones de dólares por indebida protección a la intimidad.