El veracruzano José Eduardo "El Güero" murió luego de haber sido detenido por policía de Mérida. María Ravelo Echeverría, asegura que su hijo falleció hospitalizado el 3 de agosto tras ser violado y torturado por la misma policía. Este jueves 28 de octubre la Fiscalía General de la República niega culpa de autoridades.


"Hay algunos casos que se lamentan, como lo que sucedió con un joven que fue detenido y hay indicios de que fue vejado y perdió la vida en manos de la policía municipal.” Declaró el presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia mañanera desde la misma ciudad donde José se mudó para buscar mejores condiciones de vida.

 

A unas horas de las declaraciones del presidente, la FGR lanzó un comunicado donde resume la investigación de más de dos meses: “falleció (José) por causa no relacionada con traumatismo recibido durante su detención, no existió tortura ni violación sexual, ni violación a los #DDHH”, se lee.


La misma investigación confirma que José sí fue detenido mientras caminaba por calles de Mérida el 21 de julio.


Al día siguiente, María Ravelo narra haber recibido una llamada de su hijo en la que le dijo lo sucedido. Un grupo de Policías Municipales le cerraron el paso argumentando que "se veía sospechoso". Por la fuerza lo subieron a la parte de atrás de una patrulla, en donde uno por uno, habrían abusado sexualmente del joven mientras lo golpeaban.


Tras esto, José Eduardo señaló haber sido llevado a los separos de la Policía Municipal, en donde en una celda también fue violado por los policías.


Además de esto, los elementos de seguridad habrían torturado al joven: le aplastaron las manos, lo amarraron, lo golpearon brutalmente en la cara, y en el cuerpo, dejándole lesiones graves.

 

El 24 de julio, María llegó a Mérida y asegura haber visto a su hijo muy grave, vomitando sangre, por lo que lo trasladó al  hospital "Agustín O´Horán" de esa ciudad. Acusa que José fue revictimizado por el médico a cargo.

 
Lo revisó, y le cuestionó si era gay, insinuando que las lesiones serían producto de alguna práctica sexual, narró María Ravelo.

 

María Ravelo acudió a la Fiscalía General del Estado de Yucatán e interpuso una denuncia asentada en la carpeta 433/2021, en donde José Eduardo aún pudo declarar lo sucedido: Los policías municipales lo torturaron y violaron varias veces.


 
El joven fue revisado por un médico legista quien confirmó la violación, y posteriormente y por órdenes de la FGE, el joven fue internado en el mismo hospital donde acudió por primera vez.


 
La Fiscalía de Yucatán giró órdenes para investigar y determinar las patrullas y los grupos de policías que vigilaban la zona del parque San Juan, donde fue detenido José.

 

El joven de 24 años falleció hospitalizado e intubado el 3 de agosto por la perforación en un pulmón, dañó extremo en los riñones y daño cerebral debido a los múltiples golpes que recibió en la cabeza.
 

 El 18 de agosto de 2021, la madre del joven José presentó una denuncia ante FGR y se inició la carpeta de investigación por la probable comisión del delito de tortura, misma que se entrega cuentas este jueves 28 de octubre.


La Fiscalía recabó más de 50 testimoniales; también realizó 45 periciales de diversas materias (medicina forense, química, genética, mecánica de lesiones, criminalística, audio y video, e informática, entre otros); más 35 informes de Policía Federal Ministerial (PFM), y tres inspecciones ministeriales. 


Se realizó, asimismo, la exhumación del cadáver y la necropsia, en la que se asegura que José falleció por neumonía no relacionada con algún traumatismo recibido durante su detención.


Igualmente se analizaron las videograbaciones de la totalidad de los hechos, desde el momento de su detención, hasta su llegada a la cárcel (11 minutos). Igualmente, se analizaron los videos de su estancia en la cárcel (24 horas). 


Del análisis de todos los videos, la FGR asegura que no se advierte violación a los derechos humanos o comisión de algún delito. Sólo se advierten maniobras de sujeción respecto de la persona que se resiste al arresto.


“A través de la mecánica de lesiones, se concluyó que las lesiones causadas a José fueron correspondientes con maniobras de sujeción de una persona que se resiste al arresto y que tardan en sanar menos de 15 días; no poniendo en peligro la vida.”, dice el comunicado.

 

La FGR concluye en que no existió tortura, ni violación sexual, por parte de los elementos aprehensores de la policía municipal. 

 


Por otra parte, la misma investigación de la FGR asegura que hubo falsedad en los dictámenes ministeriales, por lo que señala como presuntos responsables a autoridades personal de la Fiscalía General del Estado de Yucatán de manejar datos falsos en dictámenes periciales, así como presionar a testigos para declarar contra policías municipales.


“Actualmente, se está en proceso de judicialización, para ejercer acción penal en contra de tres servidores públicos de la Fiscalía General del Estado de Yucatán.” Dice la FGR sobre la averiguación de falseo en las carpetas de investigación.


“Esta Fiscalía General de la República continúa con su investigación respecto de la posible negligencia médica, por parte de médicos responsables del Hospital General del Estado.” Concluye el comunicado.