Minatitlán, Ver. – Una falda de colores morado, rosa, amarillo y café se combinan con una blusa pegada de los mismos colores adornadas con flores de papel crepe; es el atuendo de la catrina que en el cuello trae la siguiente leyenda: “regálame una moneda para continuar con mis estudios”.


La botarga de que tiene bien delineados los ojos, brazos y cuerpo es cargado por una joven adolescente de Minatitlán, que aprovecho la celebración del “Día de muertos” juntar para comprarse un celular y así continuar con sus estudios en línea.


Camila Pérez, cuenta que desde el inicio de la pandemia su padre le compró un teléfono celular para tomar sus clases virtuales, sin embargo, en días pasados se le descompuso y ante la difícil situación económica no le pueden comprar un nuevo dispositivo móvil.


Entre la falda dejó una abertura donde se observan sus ojos y puede contar como surgió esta idea:


“Desgraciadamente haciendo una de mis tareas, el celular quedó entre mis libros y se me cayó y se quedó toda la pantalla; ese era mi equipo de trabajo durante toda la pandemia y por eso mis papás hicieron el esfuerzo para pagármelo, pero ahorita ya no les alcanza para otro”, narra la joven mientras carga su catrina.


Con ayuda de una de sus tías elaboraron la catrina a bades de papel china, crepe y cintas, además de un par de latas que carga la muñeca para que las personas depositen las monedas.


Antes de salir contactó a algunos reporteros del municipio petrolero para que le ayudarán a dar a conocer su iniciativa, que comenzó desde las primeras horas de este lunes primero de noviembre.
Camila estudia el primer semestre en la Escuela Secundaria y de Bachilleres Oficial de Minatitlán (ESBOM).


Cuando regrese a las aulas tendrá que comprar útiles y uniformes


Desde las nueve horas Camila ya cargaba su botarga y se ubicó en primero en la entrada al ayuntamiento minatitleco para tomarse fotografías con las personas a cambio de unas monedas.


Una tablet también es una opción para Camila por lo que diseñó un itinerario del recorrido que realizará los días uno y dos de noviembre:


A las 10:30 horas acudirá al mercado 5 de febrero; a las 11:00 se colocará en la entrada de la tienda comercial Dipepsa; a las 12:00 horas caminará por la avenida Justo Sierra (una de las más transitadas y concluirá en otra tienda comercial su recorrido.


“Cuando regresemos a clases presenciales también hay que comprar mochilas, libretas y uniformes; las colegiaturas son semestrales en la ESBOM, ahorita de hecho debemos 400 pesos de la primera colegiatura, por estoy preocupada”, indicó Camila.


Proveniente de una familia de escasos recursos donde su papa es albañil y su mama confecciona ropa para ayudar en los gastos de la casa, Camila es la hermana mayor de tres hijos.


La adolescente de 15 años asegura que lleva buenas calificaciones, de ahí que luche por continuar con sus estudios


“Ahorita mi meta es mi tablet si se puede, porque sería más cómodo en una tablet que en un celular; no estoy haciendo nada malo y solamente quiero ayudar a mis papás”, finalizó Camila y siguió con su recorrido.

Foto: Isabel Gutiérrez