Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) intervinieron un aserradero ubicado en la localidad Lerdo de Tejada del municipio de Altotonga.


Dicho aserradero operaba de manera irregular en el Valle de Perote, zona que desde hace más de una década ha sido víctima de tala inmoderada e ilegal.

Datos de la misma Procuraduría indican que desde 2015 y hasta 2021, hay al menos 17 denuncias interpuestas por tala ilegal, aprovechamiento forestal ilegal, daño a ecosistemas, remoción de suelo y extracción de agua en las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de Veracruz; cinco de ellas corresponden al Cofre de Perote.

A detalle, las denuncias del Cofre datan de 2018 y se refieren al aprovechamiento forestal de manera ilegal, en comunidades como Conejos, a las faldas del volcán.

A principios de este año, pobladores denunciaron que cerca de 2 mil árboles fueron talados aunque un permiso federal solo permitía que fueran 380, ejemplares que además debían cortarse porque estaban dañados, sin embargo se cortaron árboles sanos.

 

Se ha denunciado además que en las comunidades de Piedra Rajada, la Gloria, La Mesa y Filo de Monte es donde más se han establecido los talamontes, sin que hasta ahora haya castigo para estos.