Guadalajara, Jalisco.- Luego de la detención de la esposa de Nemesio Oseguera, “El Mencho”, en Zapopan, dos elementos de la Secretaría de Marina fueron secuestrados.

Los hechos ocurrieron en un centro comercial ubicado en la avenida Aviación y Santa Margarita, cuando un hombre y una mujer, pertenecientes a la Armada de México, ingresaron a una tienda departamental; al salir fueron interceptados por sujetos armados para obligarlos a subir a un vehículo y llevárselos.

 

Las víctimas son un Cabo Conductor y una Segunda Maestre de Infantería de Marina, amos pertenecientes a la Octava Zona Naval de Puerto Vallarta, Jalisco.

 

A pesar del operativo que implementaron diversas corporaciones de seguridad, no fue posible dar con el paradero de los marinos.

El fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís Gómez, informó que los operativos de búsqueda se mantienen en toda la entidad.

Se inició ayer en la noche una carpeta de investigación de manera oficiosa relacionada con la desaparición de dos elementos de la Marina, que al parecer habían acudido a un centro comercial para hacer algunas compras.

Al respecto, en cuanto se tuvo conocimiento se trasladó el personal al lugar y se iniciaron las primeras investigaciones en colaboración con la Policía de Zapopan, se llevó cabo una extensa búsqueda, misma que se ha prolongado hasta el día de hoy en varios puntos de la ciudad y partes del interior del estado, no hay muchos datos que podamos ofertar


 

El secuestro de los elementos de Semar se registró la misma noche en que Rosalinda González Valencia, esposa del líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, fue detenida con base en una orden de aprehensión, también en Zapopan. Sin embargo la Semar niega que haya relación entre ambos hechos.

 

Extraoficialmente se conoció que un capitán de la Marina que ingresó al centro comercial fue quien reportó la desaparición de sus compañeros.

 

En redes sociales se dio a conocer que un sujeto, identificado como Fernando, yerno de Rosalinda González, fue quien habría ordenado el secuestro de los marinos en la plaza comercial.