Veracruz, Ver.- Lorena Inda Bernard aprendió a usar Facebook para crear grupos donde buscar a su hijo Octavio Pozos Inda, rastreó y fue a cada lugar donde le dijeron haberlo visto, sin encontrar ningún resultado. 

La última vez que vio a su hijo fue la mañana del 29 de junio cuando desayunaron juntos, Octavio le dijo que iba a buscar trabajo, pues en la obra donde laboraba como pintor concluiría pronto.

 

imagen placeholder

 


"Viernes 29 no llegó, dieron las 10 de la noche, no llegaba, a las siete de la mañana me levanté y no vi la moto, baje a su recámara y no estaba", contó Lorena.

 

Esa tarde le dijeron a Lorena que vieron a su hijo en la colonia Formando Hogar, en el puerto de Veracruz, con su moto color verde.

Ese mismo día se registró una balacera que movilizó a la Policía Naval y a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), en la colonia Formando Hogar en la calle Guadalupe Victoria, entre Arizmendi y J.B. Flores.

 

 

En el operativo los elementos de seguridad levantaron una moto color verde, que Lorena aseguró pudo ser la de su hijo, sin embargo, en el lugar no se encontró el paradero de Octavio.

 

"Un vecino me dijo que él vio cuando los marinos levantaban la moto de mi hijo, una verde Italika, que incluso los marinos cuando fui a Playa Linda a buscarla, me negaron tenerla. Hasta que comprobé que mi hijo era el propietario de la moto, ya los marinos aceptaron que la habían levantado", explicó.

 

imagen placeholder

 

Durante semanas recorrió todas las calles de la colonia Formando Hogar para encontrar cualquier pista que le indicara el paradero de su hijo, preguntó con vecinos del lugar y testigos que presenciaron los hechos, pero no obtuvo resultados favorables.

"Me dijeron que a Octavio lo habían herido y lo habían levantado en una camioneta roja, donde atrás iban dos marinos. Peiné la colonia, entregué datos a la Fiscalía y no pasó nada", dijo.

 

Pese a extorsiones e intimidaciones siguió con la búsqueda de su hijo

"No le digas a nadie, porque tengo ojos y oídos en todas partes, porque sé que andas buscando a tu hijo como una perra. Quiero 100 mil pesos", fue lo que escuchó Lorena por teléfono.

Aquella vez fue la primera llamada de extorsión que recibió, luego de hacer pública la desaparición de su hijo.

Los extorsionadores le pedían 100 mil pesos para entregarle a Octavio,  pero al no darles respuesta las llamadas siguieron, esta vez con diferentes números y cantidades que le solicitaban en efectivo para darle información.

Sin embargo, las extorsiones no bastaron para que abandonara la búsqueda, esta vez solicitó ayuda  por Facebook, fue mediante una publicación en uno de los grupos que creó para localizarlo, dónde le dijeron que lo habían visto en la ciudad de Tuxpan.

 

imagen placeholder

 

Luego de ese indicio recorrió todo el municipio, preguntó con taxistas, palaperos, dueños de restaurantes e indigentes, si vieron a su hijo, las respuestas apuntó fueron vagas.

Algunos confirmaban haberlo visto, pero solo eran personas que se parecían a él, dijo.

 

"Me di cuenta que nos andaban vigilando, me cambie de lugar de residencia (...) estamos amenazadas, que si llegamos a encontrarlo nos van a matar a los tres, me han extorsionado", aseguró.

 

La vida de Lorena se dividió entre Tuxpan y Veracruz, rastreando todas las pistas que la ayuden a llegar con su hijo, sin que la Fiscalía General del Estado (FGE) haga nada para ayudarla, aseguró.

Pese a que al principio la FGE comenzó con la búsqueda y averiguaciones en el caso de Octavio, luego de un tiempo de búsqueda, la carpeta se quedó rezagada.

 

imagen placeholder

 

Cuando denunció las extorsiones y amenazas le prometieron custodiarla por tres meses, pero asegura que los elementos de seguridad solo fueron un mes, argumentando que no había suficiente personal para atender su caso.

Debido a esta indiferencia, Lorena explicó que comprendió que solo contaba con la ayuda de los colectivos y si quería encontrar a su hijo, tendría que hacerlo con sus propios medios.

 

"Ya ni siquiera me toman la dilaceración, la última vez que fui, cuando me extorsionaron, solo estuvieron escuchando mi declaración, pero no transcribieron nada", aseguró.

 

 ONU esperanza de madres de desaparecidos en Veracruz

Octavio, forma parte de los mil 121 personas que desaparecieron y siguen sin localizar durante el periodo 2018 a 2021, según datos de Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB).

La RNPDNO indicó que los municipios con más casos de desapariciones en los últimos tres años fueron: Veracruz con 233, Xalapa con 97, Córdoba con 74 y Coatzacoalcos con 51.

 

imagen placeholder

 

La tasa de desaparecidos es mayor en hombres con 71.01 por ciento y las mujeres con 28.99 por ciento.

A tres años de la desaparición de Octavio Pozos Inda, no desiste de la idea de volverlo a ver con vida y tiene la esperanza que con la visita del 18 de noviembre que hizo el Comité de Desaparición Forzada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hizo al puerto de Veracruz, las autoridades volteen a ver a los miles de casos de personas desaparecidas.

El estado de Veracruz fue visitado por personal de la ONU, con la finalidad de reunirse con miembros de colectivos de personas desaparecidas, para recopilar información y recomendaciones por el problema de desaparición en el país. 

 "Estamos aquí para decir que nos hagan caso, ellos están vivos".