Huatusco, Ver.- Con velas, globos, rosas blancas, pancartas e imágenes de Gaby, cientos de personas marchan y exigen justicia para la menor de ocho años que perdió la vida tras ser atropellada por el exdiputado Antonio García.

 

Tras que se diera a conocer que el exlegislador del PRI continuará su proceso legal en libertad, familiares, amigos y vecinos protestan por las calles de Huatusco.

Los padres de Gaby, aclararon que no se trata de venganza porque saben que nada les regresará a su hija, que desde el momento en que murió les arrebataron parte de su alegría, pero ahora lo único que piden es justicia.

Este miércoles 24 de noviembre, habitantes de Huatusco iniciaron la marcha pacífica en la Alameda Agustín Chicuéllar con las consignas “Todos somos Gaby”, “Justicia para Gaby”, “Nuestra tragedia tiene nombre y apellido, Antonio García” donde expresaron que no permitirán la corrupción en este ni en ningún otro caso, porque esta vez fue Gaby, pero podría haber sido el hijo de alguien más.

Lamentaron que el juez José Alberto Cobos Hernández no haya dejado en la cárcel al exdiputado, pese a que los mismos vecinos grabaron el estado de ebriedad en que se encontraba después de que su camioneta atropellara a la menor el pasado domingo 21 de noviembre.


“Definitivamente se debe hacer justicia, basta de los altos cargos y la corrupción, Huatusco se ha mantenido rezagado por innumerables situaciones como ésta donde se nota que el dinero pesa mucho para quienes se supone deberían estar al servicio de la comunidad”, dijeron.


Recordaron que no es la primera vez que ocurre un caso así en Huatusco, donde una persona en el poder atropella personas y queda en libertad. En agosto de 2009 el obispo Eduardo Patiño Leal atropelló con su camioneta a seis vendedores ambulantes, donde la comerciante Reinalda Marchena de 75 años perdió la vida.


“Es momento de usar nuestra energía y coraje en situaciones que requieren nuestra atención, sea exfuncionario o no, todos debemos hacernos responsables de nuestros actos”, reiteraron.


Gaby, había ido a visitar a unos familiares y salió a la tienda cuando fue arrollada por el exdiputado en la calle 17 de la colonia Xocotla.