Este jueves se confirmó que el grupo legislativo de Morena en el Congreso del Estado organiza una estrategia jurídica para reincidir la concesión al Grupo MAS, señalando que brinda un mal servicio de Agua Potable y Saneamiento en los municipios de Veracruz y Medellín de Bravo.

El tema generó polémica entre diputados morenistas y algunos legisladores del PAN durante la sesión ordinaria, luego de que el presidente de la Comisión Permanente de Agua Potable y Saneamiento, Fernando Arteaga Aponte, presentó un anteproyecto de punto de acuerdo instando a la empresa mixta, así como al Instituto Metropolitano del Agua y a ambos ayuntamientos, a no cortar el servicio a deudores y garantizarles “el mínimo vital”.

El legislador del partido guinda calificó como “inhumano” y violatorio de los Derechos Humanos realizar la suspensión del suministro de agua potable en plena pandemia de covid-19.

Cabe recordar que en 2015 el Congreso local concesionó a la Empresa Mixta “Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento SAPI de C.V.” a dar el servicio por 30 años en ambos municipios, sin embargo, desde entonces han existido críticas por los servicios prestados.

Aunque el asunto sólo era un anteproyecto, que todavía debe de ser sometido al análisis de la Junta de Coordinación Política, generó una confrontación entre los diputados morenistas y los del blanquiazul.

Por el PAN legisladores como Bingen Rementería y Miguel David Hermida Copado retaron al grupo de Morena a hacer uso de su mayoría y quitar el contrato al Grupo MAS. Por su parte, diputados morenistas revelaron que buscarán hacerlo, aunque cuidando no violentar la Ley.

También acusaron que, en su momento, cuando los legisladores del PAN eran mayoría en el Congreso, también pudieron actuar y no lo hicieron, dejando un convenio “amañado” que ahora buscarán invalidar.

 

DISPUTA EN EL PLENO

Una vez que Rementería Molina y Miguel David Hermida Copado, lanzaron su reto a los morenistas, Arteaga Aponte tuvo que volver a hacer uso de la voz, revelando que en la actual LXVI Legislatura sí buscará rescindir el contrato al Grupo MAS.

“Vamos a sumarnos, vamos a hacer equipo para que jurídicamente y después en base a las normatividades de la concesión que dieron podamos echar debajo de una forma legal estas concesiones”.

En la discusión participaron la diputada del PAN, Verónica Pulido Herrera, así como el diputado del Distrito XVI con cabecera en Boca del Río, Jaime Enrique de la Garza Martínez, generando reacciones entre los legisladores de Morena como la representante del Distrito XXVIII de Minatitlán, Jéssica Ramírez Cisneros.

La morenista acusó que el PAN también tuvo mayoría en Legislaturas anteriores, pero dejaron a Veracruz con este tipo de problemas.

“No nada más venimos haciendo discursos, se ha venido buscando la forma, pero todo lo dejaron muy amañado ustedes, entonces que no se olvide que la Legislatura LXIII de este Congreso fue quien aprobó las concesiones, las cuales no se han podido quitar”.

Por su parte, la diputada por el Distrito XXIII de Cosamaloapan, Margarita Corro Mendoza, también echó en cara que si ahora son mayoría en el Congreso es porque los ciudadanos veracruzanos así lo decidieron.

 

“Y si somos mayoría simplemente porque así lo decidió el pueblo, 2 veces, y lo vamos a volver a ser; porque les dieron la espalda, por qué cada vez son menos, porque el pueblo decidió, por eso somos mayoría, en su momento ustedes lo fueron mayoría y no resolvieron el problema.

“El problema no es de ahorita ni de la pasada Legislatura, tiene muchos años que Veracruz puerto, Medellín y Boca del Río los ciudadanos están padeciendo un mal servicio de agua potable y nunca los han volteado a ver”.

 

ORFIS YA EVIDENCIÓ AL GRUPO MAS

Apenas este año, la auditora general del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) determinó que los diputados de la anterior LXV Legislatura tenían los elementos para buscar rescindir al contrato el Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (Grupo MAS).

La auditora recordó que el Orfis detectó distintas irregularidades por parte del organismo que surte de agua potable a pobladores de Veracruz puerto y Medellín de Bravo, así como en el funcionamiento del Instituto Metropolitano del Agua (IMA) como parte de los resultados de la auditoría especial que aplicaron a petición de la cámara.

 

“Por su puesto (puede anular la concesión) y si requiriera algo más nosotros estamos puestísimos para apoyar en todo y dale solución; ya no podemos seguir manteniendo órganos que lo único que hacen es medrar y desviar los recursos.

“Digo eso es obviamente que hay una situación irregular ahí y que todavía no se resuelve”, explicó la auditora general.

 

El informe especial determinó que en 2019 el Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (Grupo MAS) operó sin certificación de la Secretaría de Salud y cometió diversas irregularidades permitidas por el Instituto Metropolitano del Agua (IMA), las cuales costaron más de 52 millones de pesos a Veracruz y Medellín de Bravo en 2019

El Instituto está a cargo de vigilar el correcto servicio en ambos municipios, sin embargo, también se encontró que está constituido irregularmente en el Informe de la Auditoría Integral al IMA realizado por el ORFIS a instrucción de la LXV Legislatura.