La madrugada de este seis de diciembre 11 campesinos originarios de la comunidad Los Naranjos, Tres Valles, fueron liberados tras permanecer cinco días encarcelados acusados de agredir a policías durante una protesta donde pedían una carretera a Petróleos Mexicanos (PEMEX). 

“Estamos contentos porque a todos los sacaron. Pero no todo fue bueno, dos tendrán que ir a firmar a los juzgados de Tierra Blanca”, dijo uno de los inconformes, quien, junto a cientos de pobladores, bloquearon por días la carretera federal 145 en la cuenca del Papaloapan con la consigna: “Justicia para los 11”. 

Los nueve campesinos que obtuvieron su libertad sin cargos son: Gilberto Valerio, Celso Rivera y Gloeldiz Sosa (permanecieron recluidos en el penal de Tuxpan); Rafael Uscanga, Gaudencio Raygoza y Andrés Ramos, (penal de Pacho Viejo); y Francisco Raygoza, Mario Delfín y Sofía Flores, (penal de La Toma).

Los dos que seguirán su proceso en libertad, imputados por el delito contra instituciones de seguridad pública son: Ramón Acevedo y Raúl Rosado, quienes pasaron cinco días privados de la libertad en el Cereso de Tantoyuca. 

Pedían carreteras a Pemex

Los 11 campesinos de Los Naranjos, junto con más pobladores del municipio de Tres Valles, fueron desalojados la noche del 30 de noviembre de un predio privado donde mantenían un campamento contra la Compañía Mexicana de Exploraciones, S.A. de C.V. (Comesa), empresa proveedora de PEMEX. 

El movimiento cumplía seis meses pidiendo a Comesa -encargada de realizar trabajos de exploración- la reparación de un circuito carretero mermado por el paso de maquinaria pesada desde hace cuatro años.

Tras diversas solicitudes a personal de Pemex, los campesinos salieron de su campamento y comenzaron a impedir la salida de vehículos de la compañía. “Nunca bloqueamos los caminos para afectar a la comunidad. Eran promesas y promesas”, dijo la esposa de Raúl Rosado, vinculado a procesos por delito contra instituciones de seguridad pública. 

La noche del 30 de noviembre, hombres, mujeres y niños compartían la cena en el campamento de Los Naranjos. En ese lugar irrumpió un convoy de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y detuvieron a 11 personas, diez hombres y una mujer de entre 35 y 70 años de edad.

"Los policías parecían perros rabiosos y dijeron que llevaban orden de disparar”, contó la esposa de Raúl Rosado. 

Las detenciones derivaron en protestas de pobladores que cerraron por horas la carretera federal 145 y pidieron justicia para los 11 en los juzgados de Tres Valles, donde hubo registro de enfrentamientos entre campesinos y policías.