La auditora general del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS), Delia González Cobos, negó de manera categórica que el ente fiscalizador esté siendo usado políticamente o como brazo ejecutor contra opositores al gobierno actual.

Luego del procesamiento de Tito “N”, por presuntas irregularidades a su paso en el gobierno de Tierra Blanca, afirmó que el ORFIS está haciendo su trabajo, pese a que hay decenas de denuncias penales contra servidores y exservidores públicos. Al respecto, dijo que el Órgano está cumpliendo con su labor, y más allá de si es o no una preocupación para el ORFIS, sostuvo que debería serlo para toda la sociedad en su conjunto.

González Cobos indicó que en todos los casos se busca que sean aclarados los señalamientos de daño patrimonial “y si no se aclaran tendrán que atender las responsabilidades”. La auditora defendió que el ORFIS que desde que inician los procesos de fiscalización se empiezan a recuperar montos y a regularizarse algunas comprobaciones; si los señalamientos no se pueden comprobar, entonces, dijo, hay reintegros.

Recordó que este año el ente a su cargo recuperó 196 millones de la cuenta pública 2019, frente a los 100 millones del año anterior. Sin embargo, cabe recordar, que el daño patrimonial en esa cuenta fue de 2 mil 800 millones.
“A lo que me refiero es que en el proceso de fiscalización hay reintegros y estamos trabajando en eso”. Por otro lado, recordó que los alcaldes salientes tienen hasta el término de su administración o como máximo hasta enero del 2021 para aclarar las irregularidades que han sido detectadas. En todo caso, indicó, deberán tener en cuenta que aun y cuando hayan terminado su gestión, pueden ser susceptibles de ser llamados a rendir cuentas.