Margarita Juárez y María Luisa Torres, ambas con enfermedades crónicas, protestaron y se amarraron a las afueras del ayuntamiento de la capital del estado, la mañana de este lunes 13 de diciembre.

A casi un año de haber sido despedidas de la dirección de Participación Ciudadana, y aún sin recibir liquidación, se amarraron a una de las rejas del palacio municipal para exigir ser reinstaladas en sus puestos.

Acusaron al titular de dicha dirección, Francisco Domínguez Canseco, y al alcalde Hipólito Rodríguez de haberlas dejado sin empleo y desamparadas a pesar de su avanzada edad y problemas de salud.  

 

“No es justo que ellos ya se van ahorita, tienen trabajo, tienen dinero, van a gozar y nosotras seguimos desempleadas. Fuimos seis promotores de Participación Ciudadana que el 29 de diciembre fuimos despedidos sin justificación alguna. Lo único que pedimos es justicia".

 

Tras haber sido víctimas de violencia verbal y explotación laboral, presentaron la demanda correspondiente, sin embargo, hasta la fecha no hay avance alguno.