Trabajadores de la farmacia Guadalajara, sucursal Maestros Veracruzanos, resultaron intoxicados por monóxido de carbono; autoridades de Protección Civil, Cruz Roja y Seguridad Pública los atendieron.

Datos preliminares reportan que al interior de la farmacia se prendió una planta de luz, luego de que se quedaron sin energía eléctrica, lo que ocasionó una acumulación del gas y generó que los trabajadores empezaran a presentar algunos síntomas como dolor de cabeza, náuseas y mareos.

 

El monóxido de carbono es una mezcla de gas combustible con hidrógeno y otros gases, que se usa para la calefacción doméstica, de negocios y lámparas.

 

La acumulación del carbono empezó a molestar a los trabajadores que llamaron al 911; al lugar de los hechos llegaron paramédicos, no se requirió de la hospitalización de nadie y la farmacia siguió operando con normalidad.