El gobernador, Cuitláhuac García Jiménez, afirmó que la constructora Herjai, que señaló la desaparición de 150 mil pesos luego de ser detenidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en un retén de Xalapa, tiene ligas con el exmando de la Fuerza Civil, Roberto González Meza, acusado de desapariciones forzadas durante la administración de Javier Duarte de Ochoa.


Al señalar que el departamento de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) investiga el destino de los 150 mil pesos, luego de la detención de un empleado de una constructora el pasado 12 de enero, García Jiménez aseveró que llama la atención que González Meza defienda al detenido, por lo que hay duda sobre a qué se destina ese dinero.


“Tiene un vínculo familiar. Fue muy raro que él mismo haya ido a la instalación de manera prepotente a defenderlo, eso nos salta a la vista y nos entra a la duda razonable de qué estaban haciendo con esas cantidades y yo sí pido que la autoridad donde se puso la denuncia investigue y se deslinden responsabilidades”, dijo García Jiménez.


Cabe recordar que la semana pasada, Luciano Moras Ballesteros, del grupo constructor Herjai señaló a elementos de la Fuerza Civil de detenerlo de forma arbitraria en un retén ubicado en el bulevar Xalapa-Coatepec luego de que retirara 800 mil pesos de una sucursal bancaria en el pueblo mágico, destinado para el pago de nómina.


Moras Ballesteros, de acuerdo con sus compañeros, contaba con el recibo que amparaba el retiro del dinero de manera legal, aun así, cuando iba hacia Xalapa conduciendo una motocicleta, fue detenido por elementos de la patrulla FC-1627, quienes lo acusaron de conducir en estado inconveniente.


Hasta el lugar se trasladó el arquitecto Giovani Eduardo Hernández Díaz, quien señaló que, al momento de intentar tomar evidencias de la detención ilegal, fue igualmente apresado por los elementos, quienes lo acusaron de ultrajes a la autoridad, llevando a ambos al cuartel de San José, remitiendo al trabajador a la Fiscalía General de la República (FGR).


Al respecto, el mandatario dijo que si bien no se permitirá que se solape este tipo de proceder para cualquier funcionario que cometa un delito o incurra en corrupción, también los que acusan a los elementos, deberán responder ante la Fiscalía General del Estado (FGE) sobre la procedencia y uso de los recursos.


“Me llama la atención que alguien que está señalado de desaparición forzada haya ido a defenderlo de manera muy prepotente”, reiteró.


En entrevista sostuvo que no fue a raíz de este evento, sino desde mucho antes, que se implementó un protocolo de actuación inmediata ante una denuncia directa o mediante medios de comunicación o redes sociales.


“El departamento de Asuntos Internos le he instruido que tome los asuntos en sus manos, ese en particular, hablé con el secretario de Seguridad y me dijo que se implementó lo que yo había instruido”, dijo.


García Jiménez insistió en que el hecho sigue en investigación, pues es la autoridad competente la que tiene que determinar qué fue lo que realmente ocurrió y deberán deslindarse las responsabilidades.


Cabe recordar que, en vísperas de la Navidad de 2019, el exdirector de la Fuerza Civil, quien se encontraba en prisión preventiva en el penal de Pacho Viejo señalado por el delito de desaparición forzada tras ser detenido en febrero de 2018 junto con otros 13 policías, fue liberado gracias a un amparo de la justicia federal.


El mando, así como el resto de los efectivos, están relacionados con el caso de La Barranca de la Aurora, sitio en donde fueron encontrados restos humanos en los terrenos colindantes con la Academia de Policía en el municipio de Emiliano Zapata, actualmente Centro de Estudios e Investigación en Seguridad.