Veracruz, Ver.- Ulises Sánchez Guadarrama tenía apenas 15 años cuando le confesó a su madre que era gay. Lorena lo aceptó sin molestia ni duelo, pero vivió desde entonces con la preocupación de que su hijo fuera discriminado o agredido por su orientación sexual.

La mañana del 9 de diciembre de 2019 dos escenas se revolvieron en su cabeza. La imagen del cuerpo de Ulises tendido en el piso, tapado con un cobertor, con charcos y salpicones de sangre por todo su departamento, la devolvió al momento en que su hijo le dijo: mamá soy gay. El miedo de entonces se volvió pesadilla.

A dos años del homicidio de Ulises en el fraccionamiento Laguna Real, del puerto de VeracruzLorena Guadarrama Cortés está segura de que la justicia divina ya sentenció a Carlos Enrique N, el presunto responsable.

 

“No han dado sentencia, no sé cuántos años le van a dar a esta persona, pero yo sé que de la justicia divina no se va a librar. Creo mucho en Dios, Él me tiene en la postura de seguir luchando por que se haga justicia, más que nada, pero la sentencia más grande, para mí ha sido la que Dios le ha dado”, dijo Lorena.

 

A la mujer se le quiebra la voz cuando habla de su hijo, quien fue encontrado muerto en su domicilio, ubicado en la calle Arcoiris, entre Arenas y Balsas, del fraccionamiento Laguna Real, la mañana del lunes 9 de diciembre de 2019.

 

imagen placeholder

 

El personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz detuvo poco más de un año después, el 16 de enero de 2020, a Carlos Enrique N, acusado del homicidio de Ulises Sánchez, quien era miembro de la comunidad LGBT+.

Por las huellas de tortura y violencia que se encontraron en el cuerpo de UlisesLorena Guadarrama Cortés también está segura de que Ulises fue asesinado por su preferencia sexual. El caso es investigado por la FGE como un crimen de odio.

Carlos Enrique N, el presunto homicida, se encuentra detenido en prisión preventiva en el Centro de Reinserción Social (Cereso) “Duport Ostión”, ubicado en el municipio de Coatzacoalcos, en la zona sur de la entidad.

Allí, el imputado espera una próxima audiencia, programada para el 31 de marzo de 2022, en la que se desahogarán las pruebas del proceso penal 350/2020. En las audiencias pasadas, Carlos Enrique N guardó silencio absoluto.

 

imagen placeholder

 

“Fiscalía a mí me ha informado que el caso va muy bien, la persona (Carlos Enrique N) no ha querido declarar, él nada más se ha presentado por cámara web”, declaró la madre de Ulises Sánchez.

Lorena confía en que la audiencia del próximo 31 de marzo sí se realice, luego de que en diciembre de 2021 se canceló una sesión por la ausencia de funcionarios debido al período vacacional de fin de año.

 

Las últimas horas de Ulises

Lorena se comunicó por última vez con su hijo Ulises a las dos y media de la tarde del domingo 8 de diciembre de 2019. Al día siguiente, como todos los lunes, se reunirían en algún lugar del puerto de Veracruz para desayunar juntos.

 

“Estaba en su casa, limpiando, él vivía en Laguna Real, vivía solo, platiqué con él, me dijo que iba recibir una amistad”, relató.

 

La última llamada telefónica con Ulises se sintió como una despedida para Lorena, quien momentos más tarde acudió a una mariscada con familiares. El joven, entonces de 26 años, decidió no acompañar a su madre debido a que el consumo de mariscos lo intoxicaba.

 

imagen placeholder

 


“Ma’, ya sabes que yo no puedo comer, diviértete, disfruta la vida, sé feliz”, le dijo a su madre antes de colgar el teléfono.

 

Lorena regresó a su domicilio, en el otro extremo de la ciudad, alrededor de las siete de la noche. A esa hora revisó la conexión de su hijo en WhatsApp, pero decidió que le marcaría nuevamente más tarde, pues pensó que estaría ocupado.

“Llegué y me dormí, la verdad me dormí, me desperté a las nueve y media más o menos, veo a las 9:33 su última conexión y dije ‘ahorita le marco´”, narró.

Según el relato de la madre, días antes se registraban constantes apagones de electricidad en el domicilio de Ulises, por lo que el joven tenía problemas para cargar su celular, por lo que al ver nuevamente que su última conexión en WhatsApp fue a las 9:33 de la noche pensó que estaba dormido.

“Como a la una de la mañana (del lunes 9 de diciembre) vuelvo a ver su conexión 9:33, dije ‘no, si le marco ahorita lo voy a despertar y se va a enojar, mejor ya mañana temprano yo le marco”, rememoró.

A las siete y media de la mañana, cuando la pareja de Lorena llegó de trabajar, la madre volvió a revisar la última conexión de Ulises, pero la hora era la misma. Para entonces, otros familiares del joven ya preguntaban de él.

 

imagen placeholder

 

“Tía, me están informando que en la casa de Ulises está rodeada de policías”, le alertó una sobrina. Lorena imaginó lo peor.

 

Ulises fue asesinado a puñaladas

Un escalofrío recorrió el cuerpo de Lorena cuando vio la cara de Javier, su pareja, quien recibía la noticia del asesinato de Ulises en una llamada telefónica mientras conducía a toda velocidad desde el kilómetro 13 y medio hasta Laguna Real.

“Nos vamos a matar todavía nosotros por venir corriendo, yo nada más necesito llegar. Ya sé lo que pasó. Por favor vete tranquilo”, le comentó en ese momento a su pareja.

El domicilio de Ulises estaba rodeado de patrullas que acordonaban la zona, mientras adentro del departamento elementos de la Policía Ministerial y Servicios Periciales revisaban la escena. A Lorena no la dejaron pasar.

“Me dio mucha impotencia que no me dejaran pasar a ver mi hijo”, recordó.

El cuerpo de Ulises fue encontrado por la presidenta del patronato del fraccionamiento Laguna Real, quien lo habría visto con vida por última vez. A la vecina, quien pasaba por su departamento alrededor de las once de la mañana, le extrañó que la puerta principal estuviera abierta.

 

imagen placeholder

 

“Raro, porque él nunca tenía su puerta abierta, siempre estaba cerrada, lo que abría nada más era la ventana, la cortina. Entonces dice que a la hora que se acerca y ve la puerta abierta, lo único que hizo fue asomarse, como empujar tantito la puerta y asomarse, entonces ya vio que estaba muy trágica la escena”, reconstruyó la madre de Ulises.

El joven fue encontrado tendido en la sala de su departamento, con un cobertor encima con el que su presunto asesino lo habría tapado después de clavarle múltiples puñaladas con varios cuchillos hasta matarlo. Según el acta defunción, Ulises falleció por una puñalada en el pulmón.

“La cocina estaba hecha un caos, los utensilios que él tenía en la cocina, en la mesa, pues toda estaba tirada, toda la casa ensangrentada, las recámaras también, las dos”, señaló Lorena.

 

Carlos Enrique N habría tenido una relación sentimental con Ulises

Eran las 21:16 horas del domingo 9 de diciembre de diciembre cuando Ulises se comunicó con una amiga para pedirle que se mantuviera pendiente de su celular por si le avisaba que necesitaba ayuda, pues en ese momento sostenía una discusión con un hombre dentro de su domicilio.

Aún con vida, Ulises Sánchez alcanzó a enviarle a su amiga la fotografía de un hombre, quien fue identificado como Carlos Enrique N, a quien se le acusa de su homicidio doloso, investigado como un crimen de odio tras la presión de la comunidad LGBT+.

Ulises habría mantenido una relación sentimental con Carlos Enrique N, a quien conocía desde hace poco tiempo. Lorena Guadarrama aseguró que su hijo le empezó a hablar del presunto homicida dos meses atrás del crimen.

 

imagen placeholder

 


“Él (Ulises) me decía que tenía una relación con una persona de nombre Carlos. Ese día, él me dijo que estaba limpiando porque iba a tener visita. Cuando me decía así yo ya sabía que era esta persona porque últimamente me lo mencionaba”, explicó.

 

Lorena ya le había pedido a su hijo que dejara de invitar a gente que no conocía a su departamento, sin embargo, el joven siempre aseguró que todo estaba bien con Carlos Enrique.

“Siento que era una persona con la que él tenía una relación ya más estrecha”, consideró.

Carlos Enrique N fue detenido a las 19:55 horas del 16 de enero de 2020 cuando se encontraba en la esquina de la avenida 16 de septiembre con la calle Víctimas del 25 de junio, de la colonia Faros, en la periferia del Centro Histórico de Veracruz.

El presunto homicida, de entonces 21 años y mesero de un bar, se opuso al arresto.

 

Ulises, entre decenas de víctimas mortales por crímenes de odio en Veracruz

El homicidio de Ulises Sánchez Guadarrama, quien era pedagogo y fundador de la empresa de automaquillaje Training Models, se encuentra dentro de los 248 crímenes mortales registrados en Veracruz entre 2013 y enero de 2022.

Según el Informe Impunidad – Crímenes de Odio Capítulo Veracruz, presentado el pasado 12 de enero por Jazz Bustamante, activista de la comunidad LGBT+ en el estado, nueve de cada 10 crímenes de odio registrados en ese lapso.

 

imagen placeholder

 

El informe indica que entre enero de 2021 y enero de 2022 se registraron 26 crímenes de odio contra personas de la comunidad LGBT+ en Veracruz.

La presión de la comunidad LGBT+ del estado impulsó los avances de las investigaciones en el caso del homicidio de Ulises Sánchez Guadarrama, que presentó trabas en un principio por omisiones del anterior fiscal regional y posteriormente por la pandemia, según Lorena. El caso podría tener un desenlace en la próxima audiencia del 31 de marzo.