La Comisión Estatal de Derechos Humanos  (CEDH) suma un total de 200 expedientes de trabajadoras y trabajadores estatales que denunciaron desde violencia de género acoso laboral y sexual, así como tortura sexual. De esas 110 se presentaron en el año 2021.

La tortura sexual puede abarcar la violación y otras formas de agresión sexual física, incluyendo la violencia física hacia los genitales o los senos y la agresión psicológica sexual que puede consistir en comentarios lascivos o amenazas, en contra de burócratas.

La Contralora General, Mercedes Santoyo reconoció que tiene algunas quejas, sin embargo, las atribuyó a que son propias de la función que se realiza en la estructura de gobierno.

En su comparecencia ante diputados locales, la titular de la Comisión de Derechos Humanos, Namiko Matzumoto Benítez confirmó al menos tres denuncias por tortura sexual, que se están investigando.

 

“El total de expedientes acumulados rebasa los 200 expedientes, desde el 2021 y de otros años, y no en todos los casos se han acreditado. Del 2021 son 110”, explicó a la diputada Ariana Ángeles del PRI.

 

Al dar detalles sobre las denuncias que acumulan son cuatro por violencia institucional, 59 por violencia debido a género 59, dos por violencia de género y acoso laboral, una por violencia por razones de género y violencia laboral , y siete por violencia laboral.

Además, hay quejas por violencia obstétrica, dos casos; acoso laboral, 24, acoso laboral e institucional uno; acoso laboral y sexual dos; falta de debida diligencia en tentativa por feminicidios tres.

Y ya se alistan las primeras recomendaciones de este 2022 que están en revisión de la Presidencia de la CEDH, argumentó.