La clausura del Acuario de Veracruz confrontó a empresarios de la zona conurbada con el gobierno del morenista Cuitláhuac García Jiménez.

Mientras líderes de cámaras empresariales descalifican el cierre del recinto, la Procuraduría de Medio Ambiente (PMA) argumenta que existe la presunción de maltrato animal y daño ambiental, que se investiga en un proceso abierto desde el 2019.

 

 

Al mismo tiempo, el cierre puso en la mira al Consejo de Administración del Acuario de Veracruz, cuando el gobernador afirmó que era oportuno realizar una revisión al manejo que se daba al inmueble, en el que dependencias del gobierno tenían una reducida participación en un órgano integrado por particulares.

Luego de esto, empresarios integrantes de dicho organismo, así como líderes de cámaras, sostuvieron una reunión con el secretario de Desarrollo Económico y Portuario (Sedecop), Enrique Nachón García, a quien solicitaron la reapertura del recinto.

 

 

“Todo esto se hizo a través de la autoridad ambiental, simplemente somos el enlace del sector empresarial, ya hablé con ellos, me mandaron una tarjeta y está la estoy escalando a quien toma las decisiones… Les puedo decir que ellos reconocen el error, la falta, y están dispuestos a dialogar para llegar a buen término y resolver, coincidimos en que urge abrir de nuevo el Acuario”, dijo.

 

A la par, empresarios de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río emitieron posturas en contra de la clausura del Acuario de Veracruz, con el argumento de que causaría afectaciones económicas a prestadores de servicios turísticos.

 

Imagen

 

Para el presidente del Consejo Metropolitano de Turismo, Sergio Lois Heredia, el cierre del Acuario de Veracruz inhibirá el turismo en los próximos días, además de afectar a los prestadores de servicios que trabajan alrededor del recinto.

El empresario señaló que el Acuario es uno de los productos turísticos mejores posicionados al exterior, junto a las playas de Veracruz, ya que su operación suma más de dos décadas de forma ininterrumpida.

 

“Es bastante malo que esté cerrado el Acuario de Veracruz porque es un referente turístico no de uno o dos años sino de hace varias décadas, cuando dices Veracruz mucha gente dice San Juan de Ulúa, las playas y el Acuario, ya entra dentro de este paquete de lugares emblemáticos que atraen a los turistas”.

 

Por su parte, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la zona conurbada, Alberto Aja Cantero, dijo que era una medida errónea, ya que se presentaba en un momento en el que se percibía una recuperación económica.

El representante de la cúpula empresarial en Veracruz y Boca del Río coincidió en que la medida inhibirá la actividad turística y afectará a prestadores de servicios turísticos que se benefician de los asistentes que capta el inmueble.

 

 

A la postura que fijaron empresarios, se sumó el de legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) y la alcaldesa de Veracruz -del mismo partido-, Patricia Lobeira Rodríguez, que descalificaron la medida de la PMA por clausurar el Acuario de Veracruz.

Para legisladores como la senadora Indira Rosales San Román, como para el diputado local, Miguel Hermida Copado, la decisión del gobierno estatal podría tener un interés de hacerse de la administración del recinto.

 

“Estamos en plena recuperación económica; no clausuren las posibilidades de los veracruzanos para salir adelante. No es momento de pugnas políticas; son tiempos de recuperación económica”, puntualizó Miguel Hermida.

 

Sobre los reclamos, el secretario de Desarrollo Económico y Portuario en el estado de Veracruz, Enrique Nachón García, evitó dar una opinión y se limitó a decir que participaría como intermediario entre los empresarios y el gobernador.

 

 

“Yo no entraré en polémica, es una pregunta que prefiero no contestar, porque todo entraría en polémica”, dijo.

 

El Acuario de Veracruz fue fundado en noviembre de 1992, como parte de una iniciativa de empresarios jarochos y con el respaldo financiero del Gobierno del Estado. Desde entonces, es administrado por un Consejo integrado por particulares.

La manutención del recinto es cubierta por los ingresos generados por el pago de los visitantes, que es de 110 pesos para niños y 170 pesos para adultos. Solo en la pasada temporada vacacional de Semana Santa se calculó que 50 mil personas ingresaron al lugar.

 

 

Sin embargo, el gobierno del estado brinda un presupuesto a través del Fideicomiso de Administración “Acuario de Veracruz”, que para el primer año de Cuitláhuac García Jiménez alcanzó los 46 millones 160 mil 414 pesos.

La Procuraduría de Medio Ambiente (PMA) abrió el proceso en contra del acuario de Veracruz el 27 de diciembre del 2019, tres días después de que se documentó en redes sociales una fiesta dentro del bloque denominado pecera arrecifal, en el que hubo música, sonido y luces que pudieron poner en riesgo a los animales que habitan en el lugar.

 

 

Un amparo impidió que la dependencia estatal continuara el proceso en contra del recinto, pero dos años después se resolvió que la dependencia estatal reiniciara las verificaciones en las que detectó supuestas irregularidades que llevaron a la clausura este 11 de mayo.

Entre otras cosas, el procurador de Medio Ambiente, Sergio Rodríguez, afirmó que en la inspección se detectó que no coincidían las fichas técnicas en las peceras con las especies que se encontraban bajo resguardo, lo que hacía presumir tráfico de especies.

Del mismo modo, se detectaron dos descargas de aguas residuales que eran vertidas en la zona de Playón de Hornos y Villa del Mar, además de las anomalías que se denunciaron durante la fiesta celebrada el 25 de diciembre del 2019 y que dio pie al inicio del procedimiento.

 

 

FP