Los seis expolicías municipales acusados de haber disparado casi 300 veces a dos profesionistas de Orizaba fueron condenados a 63 años de prisión, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

Se trata de Abraham Raschid “N”, Jesús “N”, Jaime Alfonso “N”, Pedro “N”, Álvaro “N” y Marco Antonio “N”, quienes recibieron una condena por los delitos de homicidio doloso calificado en agravio de los hermanos Ernesto y Román Pérez González, así como del delito contra la preservación del lugar de los hechos, dentro del proceso penal 169/2018.

Los hechos por los que ya hay condena ocurrieron la madrugada del 1 de noviembre de 2018 cuando Román, quien era profesor y Ernesto, odontólogo, recibieron más de 100 disparos de los entonces elementos municipales, según los peritajes realizados.

De acuerdo con lo relatado ese día, elementos comenzaron a perseguir a Román Pérez González, a quien habían intentado detener. El joven optó por dirigirse hacia su domicilio en su camioneta y en el trayecto comenzó a recibir disparos de los elementos.

Al llegar a su hogar las detonaciones despertaron a su hermano Ernesto Pérez González y su madre, Luz María González. Ernesto salió en ropa interior a ver qué ocurría, momento en que ambos fueron abatidos por la espalda.

De acuerdo con la indagatoria de la Fiscalía General, los elementos municipales habrían además alterado la escena del crimen y sembrado un arma a uno de los jóvenes asesinados para justificar que respondieron a una agresión, poniendo además a los profesionistas boca arriba, aun cuando cayeron abatidos boca abajo. 

“Mis hijos no usaron armas, eso es absolutamente falso”, narraron en su momento los padres de los jóvenes.

Dentro de los tiempos en los que corrió el proceso, el juez federal del Decimosexto Distrito con sede en Córdoba amparó a dos de los expolicías implicados, abriendo la posibilidad de que alcanzaran su libertad, lo que fue impugnado por los asesores jurídicos de la familia así como de la propia FGE.

Aunque las autoridades condenaron a los seis expolicías, existe la hipótesis de que si bien fueron quienes dispararon, habría otros implicados.

Cabe recordar que igualmente por estos hechos Juan Ramón Herebia, fue despedido de su cargo como director de Gobernación al estar a cargo de los elementos municipales, aunque en todo el proceso solo formó parte como testigo, pero no se le relacionó penalmente.

Además de la pena de prisión por más de 60 años, un juez del Poder Judicial del estado dictó una multa de 500 Unidades de Medida y Actualización (UMAS) y reparación de daño por la cantidad de 894 mil 203.20 pesos sin beneficios de pena.