Jueves 16 de Septiembre, 2021     |     Veracruz.
Suscríbete


Opinión



A José Eduardo lo violaron y golpearon policías de Mérida

Lunes, Agosto 9, 2021 - 15:29
 
 
   

Quiero comenzar diciéndoles que el 21 de julio del 2021 se cometió uno de los crímenes de odio más impactantes en México, cometido por policías de Mérida, Yucatán.

 

Todo comenzó la mañana del 21 de julio cuando José Eduardo Ravelo Echeverria, de 23 años, caminaba cerca del parque San Juan por las calles del Centro Histórico de Mérida para llegar a entrevistas de trabajo y entregar solicitudes de empleo.

Ahí fue interceptado por alrededor de cuatro o cinco policías locales, le detuvieron por verlo "sospechoso"; pero según trascendió por la madre, le hicieron cuestionamientos sobre su sexualidad mientras lo subían a la patrulla.

 

Arriba de la patrulla lo violaron y también al llegar a la cárcel varios más lo volvieron a violar, mi hijo me conto todo, dijo su madre.

 

El "Güero", como le apodan tenía una expresión de género andrógina, era delgado y de facciones afiladas ¿Acaso ese fue un factor para que los policías le detuvieran y, peor aún, le abusaran sexualmente entre varios de ellos mientras le golpeaban salvajemente?

 

Al parecer para los policías locales de Mérida, Yucatán, el tener una expresión de género andrógina es factor para detenerte, violarte y golpearte, hechos que tuvieron como consecuencia la muerte del José Eduardo.

 

Originario de Veracruz, hace apenas unos meses algunos de sus amigos le dijeron que Mérida era una de las ciudades más seguras del país y que podía encontrar un buen empleo; a las pocas semanas hizo maletas y empezó su nuevo ciclo, habían pasado solo cuatro meses desde que llegó a Mérida y hoy ya está muerto.

 

María Ravelo Echeverria viajó desde Veracruz a Mérida para visitar a su hijo en el hospital, llegó el 24 de julio muy preocupada por que su hijo ya le había dicho lo sucedido, ese mismo día acudió con su hijo a la Fiscalía General del Estado de Yucatán a denunciar los hechos donde se abrió la carpeta de investigación 433/2021.

 

Por recomendaciones del médico legista le dijeron a María que debía internar a su hijo en urgencias ya que seguía vomitando sangre y presentaba visibles golpes.

 

Al Internarlo en el hospital Agustín O´horan el doctor le pregunto que si era "Gay" y María reiteró: no mi hijo no lo es, y si lo fuera nadie tiene derecho a violarlo y golpearlo de esa manera.

 

Hay que resaltar varias cosas muy importantes en este caso :

1.- El joven fue violado múltiples veces en la patrulla en pleno Centro Histórico de Mérida, Yucatán, México; uno de los estados del país considerados más " seguros", para después ser violado nuevamente en los separos por más policías.

2.- Fue detenido ilegalmente solo porque les pareció "sospechoso" y que su expresión de género era andrógina, más adelante le refirieron los policías al joven como gay, dándolo por hecho simplemente por verlo, siendo este un claro ejemplo de discriminación, apología del odio y homofobia.

3.- José Eduardo se asumía como Heterosexual.

4.- Como su caso hay miles en todo el país donde las detenciones policiales se siguen basando en estigmas y prejuicios referentes a la orientación sexual o identidad de género de las víctimas.

5.- Hay que crear acciones por todo el país y exigir justicia para nunca, jamás, se vuelvan a repetir estos casos que a diario ocurren en alguna parte del país con total impunidad, basta de normalizar la violencia.

 

Tenemos hoy en México uno de los casos que debe marcar la pauta, donde han sido exhibidos nuevamente policías con su actuar fascista, quienes deberían cuidarnos son quienes agreden a la ciudadanía.

 

María Ravelo, con el ataúd de su hijo exigiendo justicia frente al palacio de gobierno en Mérida, Yucatán, es una imagen que nadie en este país debe olvidar, porque la próxima víctima puedes ser tú, alguno de tus familiares o yo misma; no importa si eres hombre o mujer, heterosexual u homosexual, nuestros policías en México eso no les importa, agarran parejo, para eso ellos se pintan solos.

 

Estoy asqueada, muy enojada y quisiera estar ahí al lado de María Ravelo, exigiendo justicia, gritando afuera de la fiscalía, presentando una denuncia contra eso salvajes cavernícolas que le hicieron eso a José Eduardo, pero estoy resguardada por que mi vida también corre peligro, pero esa es otra historia.

 

Recuerden que el silencio también es complicidad.


Circo, Maroma y Grilla.

Veracruz, Mirar Distinto

Veracruz se ha regido en los últimos seis años, como uno de los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo

Encuesta